Quantcast
avatar-elmercurioweb-2017.png

El Mercurio Web

Portal de información independiente producido en Venezuela.

Crisis de arepas y pan enrollan consumidores y comerciantes

Crisis de arepas y pan enrollan consumidores y comerciantes

  Foto: Archivo

Foto: Archivo

El temor al cese de producción en 40 días por parte de Empresas Polar de la harina de maíz se propaga en muchos hogares y puestos de trabajo

Albany Chapellín/Irina Figuera

Barcelona/Puerto La Cruz

Luego del anuncio realizado por Empresas Polar, donde expuso que la harina de maíz blanco se terminará en 40 días, la preocupación se instaló en más de un venezolano, sobre todo en los trabajadores que a diario dependen del alimento para preparar empanadas y venderla en sus negocios.

Esperan que el Gobierno brinde la ayuda que necesita Empresas Polar para adquirir la nueva cosecha y evitar su desaparición.

María Suarez, vendedora de empanadas desde hace 32 años en Barcelona, expresó que tendrá que tomar provisiones para evitar quedarse sin harina, aunque en el momento actual es difícil porque no se consigue. “A veces pago hasta 75 bolívares fuertes por una sola”.

Suárez agregó que no concibe la idea de quedarse sin harina para preparar sus empanadas y de llegar a suceder su familia quedaría con un ingreso menos.

“Dios quiera que no se paralice la producción, pues en mi casa todos dependen de mi trabajo”, imploró, Mireya Díaz, dueña de una venta de empanadas en un puesto cercano.

Díaz comentó que aunque hay escasez logra conseguir la harina, “un poco más cara”, pero la consigue. “Me quedaría sin trabajo si se paraliza definitivamente la producción”.

A su ruego se sumó Zuly Rojas, quien ofrece empanadas en el desayuno y almuerzos por la tarde. “Apenas me inicio en el negocio y sería catastrófico quedarnos sin harina para la venta. Ya con la escasez tenemos bastante”, agregó.

Otro problema

Otra es la realidad que viven panaderos con relación a la harina de trigo. Fernando Da Silva, propietario de la panadería Casa Grande ubicada en el centro de PLC, consideró que actualmente ninguna panadería vende a precio regulado, ya que las cuentas no dan y generaría cifras rojas.

Afirmó que compró harina el mes pasado a 800 bolívares por un saco de 45 kilos ,”pero este mes tuvo un incremento entre 1.200 y 1.500, por cuanto no se consigue y los proveedores aumentan el rubro”.

Da Silva dijo que la harina es comprada cada mes, y no se puede guardar toda vez que es un producto que necesita ser consumido y al haber escasez tienen que aumentar otros productos para garantizar la venta.

Carolina Romero, vendedora de la panadería Ferry Light, explicó que el pan regulado está a 6 bolívares por unidad, pero que las panaderías que no reciben subsidios del gobierno no pueden vender a ese precio. “Vendemos a 12 bolívares cada canilla y a 25 el pan campesino no estamos elaborando pan pequeño. solo vendemos por persona 3 canillas para cubrir la demanda”.

 

A Messi no le preocupa el récord de goles

A Messi no le preocupa el récord de goles

MUD suspende marcha y lamenta asesinato de diputado

MUD suspende marcha y lamenta asesinato de diputado