Contra viento y saboteo; por: Antonio Barreto Sira / @BarretoSira

Tienen casi 18 años diciendo: “no pasarán”, pero se han equivocado, sí pasamos y sí triunfamos. 

A pesar de la cadena deobstáculos, zancadillas, acosose intimidaciones, la gira de Henry Ramos Allup por Anzoátegui culminó en un total éxito. 

Los anzoatiguenses salieron en masa para escuchar al presidente de la Asamblea Nacional (AN), quien sin empachó habló clarito y sin pelos en la lengua a todo el pueblo de El Tigre, Anaco y Barcelona que se agrupó en tres actos multitudinarios. 

El régimen en su miedo y desesperación colocó alcabalas para retrasar o impedir el paso de las caravanas que encabezó Henry Ramos Allup,  los alcaldes de El Tigre, Anaco y Barcelona, emplearon argucias administrativas para desmontar las tarimascon el objetivo así desmotivar al pueblo. 

Al final ninguna de sus acciones desleales o intimidatorias detuvo a Henry Ramos Allup y menos a los miles de anzoatiguenses que se agruparon para demostrar su apoyo a la Unidad Democrática. 

Los tres actos fueron demostraciones de poder popular, fueron evidencias palpables que la inmensa mayoría del pueblo se cansó del régimen y quieren cambio y futuro. 

Contra viento y marea se materializaron los eventos de masas; los anzoatiguenses se impusieron sobre las amenazas, por encima de la técnica de la compra de consciencia. 

El régimen sacó pasta, arroz, aceite, harina precocida, como estuviésemos enun acto de magia, para realizar jornadas paralelas y así sabotear las actividades de la Unidad, y aún con eso el pueblo de Anzoátegui no se dejó engañar. 

Henry Ramos Allup lo dijo “tendré que viajar por toda Venezuela, a ver si el gobiernoempieza a sacar la comida para entregársela al pueblo, porque de lo contrario siguen guardándose los alimentos para sí mismos o para hacer negocio con el hambre de nuestra gente”. 

A través de esta tribuna, quiero felicitar a toda la dirigencia de la Unidad, y sobre todo de mi partido Acción Democrática por la organización y ejecución de los actos enEl Tigre, Anaco y Barcelona, quiero expresar el regocijo ante su victoria por encima de las triquiñuelas y maldades del régimen. 

Y sobre todo, quiero dejar asentado la gratitud que siendo para con todos los anzoatiguenses quienes se levantaron, limpiaron sus banderas tricolor, se colocaron su gorra de Venezuela y salieron a las calles a manifestar su apoyo al cambio, a decir a todo pulmón que en este país “sí hay futuro”.

Vencimos los vientos de tempestad de un oficialismo desesperado y que siente pánico cada vez que oyen hablar de Henry Ramos. 

Vencimos el saboteo, logramos imponernos a las tácticas obstruccionistas del régimen a través de sus órganos de represión. 

Vencimos gracias al pueblo. 

Hoy, con energía podemos decir que este pueblo está listo para salir firmar y luego revocar al peor gobierno de toda la historia republicana. 

Quedó demostrado nuevamente que con unidad somos invencibles; quedó evidenciado que somos más, que tenemos la fuerza solidaria y aguerrida de toda la población.

Por esto, reitero mi llamado a más y mayorunidad para crear esperanza y futuro.