¿Fin de los cogollos?; por Carlota Salazar / @CarlotaSalazar

Así como la clase media en otrora exigió poder político y económico y lo logró,  las sociedades del siglo XXI en el mundo exigen ser oídas y lo están logrando. Así lo han entendido propios y extraños: ciudadanos y los gobernantes. 

El Parlamento Británico aprobó la European Union Referendum Act 2015 que autorizaba la celebración del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.[ ]  Uno de los argumentos de los partidarios de la salida de la UE (el denominado brexit) era que ser un Estado miembro minaba la soberanía británica por efecto de la inmigración, mejor posición británica para negociar acuerdos comerciales y una liberación de la regulación y burocracia comunitaria. Por otra parte los que apostaban por seguir siendo miembros de la UE, argumentaban que cualquier pérdida de soberanía en un mundo con varios niveles de organización supranacional se veía compensada con los beneficios de pertenecer a la UE; y alertaban de los riesgos para la prosperidad económica británica de una hipotética salida del aumento de las barreras comerciales con los estados de la UE. El 23 de juniodel 2016 se celebró la consulta que dio por resultado separarse de la UE. Ahora, están trabajando en ello.

 Desde el 2011 el Presidente de Colombia reanudó las conversiones con la FARC en Cuba, bajo la tutoría de los Castro y Chávez. En el 2016 se logra un texto que abarca aspectos institucionales y sociales del conflicto que siendo sometido a referéndum arrojó como resultado un NO, de poco margen, en medio de una alta abstención. Qué dijo la sociedad colombiana: queremos paz pero no impunidad. Darle poder político a quienes hasta no hace mucho mataron a sangre fría y en forma despiadada a los colombianos, no era fácil de digerir, como no lo fue.

Santos no hace lo mismo que Cameron, no renuncia pero llama a las partes que defienden el SI y el NO a dialogar y se abraza públicamente por primera vez en muchos años con Uribe. 

Moraleja: La opinión de la sociedad cuenta y cada día contará más. 

En Venezuela estamos inmersos en la mayor crisis económica, política y social, que sólo puede ser dirimida mediante un Referéndum Revocatorio del mandato de su responsable Nicolás Maduro. Sin embargo, contrario a toda la predica revolucionaria de participación la sociedad en los asuntos públicos el CNE, Poder Público controlado por el Ejecutivo Nacional, entorpece los trámites para que esta consulta se realice pretendiendo vulnerar los derechos políticos de todos los venezolanos, lo cual es inaceptable en democracia.

Estos son tiempos de amplitud en la toma de decisiones, los cogollos languidecen. ¿Será que podemos dejas atrás los tiempos en que una o dos personas decidían por el resto, para pasar atiempos de integración a la vida pública, colectiva, objetivos comunes que nos permita soñar con las ciudades que queremos y salgamos a construirlas?

Carlota Salazar Calderón

carlotasc@gmail.com

@carlotasalazar