La crisis nos une. Por Pedro Pablo Fernández / @pedropabloFR

Hoy en Venezuela a todos nos suben los precios de los productos mucho más rápido que nuestro ingreso. Eso significa que los 30 millones de venezolanos estamos viviendo un proceso de empobrecimiento. 

La crisis económica que está viviendo el país amenaza con llevarse por el medio a muchísimas familias, y superarla es imposible en un esquema de confrontación.

La recuperación económica pasa por un programa de ajuste que tiene un alto costo social y político. Ni este gobierno ni ningún otro que venga a suceder a este va a poder hacerlo si no tiene una base amplia de apoyo que solo se puede lograr en un esquema de entendimiento nacional. Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal, en una reunión de líderes de las distintas iglesias lo planteó de manera categórica: “Ni la oposición podría resolver los problemas sin contar con la otra mitad, ni los que están identificados con el Gobierno tampoco”.

Hay mucha gente de lado y lado que cree que pueden derrotar al otro, y eso no es posible sin un conflicto con costos muy grandes. Monseñor Padrón en la reunión lo dijo muy claro: “Si los que se sientan a dialogar le hacen el juego a la conflictividad, no tiene sentido el esfuerzo”.

En Suráfrica se logró unificar al país porque Mandela le presentó a Frederick De Clerk una propuesta viable de entendimiento. Augusto Pinochet accedió a transitar por un camino democrático gracias al esfuerzo que hizo Patricio Aylwin de generar puentes con sus enemigos más enconados. En Nicaragua se logró derrotar al sandinismo porque la oposición presentó una candidata que despolarizó al país (Violeta Chamorro tenía dos hijos inscritos en el Frente Sandinista de Liberación Nacional, partido de Daniel Ortega).

Los países que han vivido confrontaciones políticas como la que estamos viviendo y las partes se han empeñado en derrotar a la otra han tenido que pagar un precio demasiado alto. España vivió una guerra civil que dejó más de un millón de muertos para que al final terminaran entendiéndose los mismos que se habían negado a hacerlo. 

A un entendimiento nacional vamos a llegar antes o después de los muertos. Ojalá el liderazgo político del país tenga la inteligencia de hacerlo más temprano. Por la vía de la confrontación simplemente no es viable.

Pedro Pablo Fernández  

@pedropabloFR