Quantcast
avatar-elmercurioweb-2017.png

El Mercurio Web

Portal de información independiente producido en Venezuela.

Profesores de la UDO afirman que no se doblegarán ante medidas de Nicolás Maduro

Profesores de la UDO afirman que no se doblegarán ante medidas de Nicolás Maduro

En su retorno a clases este lunes, los docentes de la Universidad de Oriente se encontraron con la noticia de que su salario estará suspendido, hasta que los rectores firmen la certificación de presupuesto con un reconocimiento obligatorio a Nicolás Maduro como mandatario nacional

José Alberto Camacho / @josecamacho13

Barcelona.- Poco importó que el Gobierno Nacional suspendiera sus pagos hasta tanto los rectores de las universidades autónomas reconozcan a Nicolás Maduro como presidente de la República, los profesores de la Universidad de Oriente (UDO) regresaron este lunes a las aulas de clase por la responsabilidad académica y moral hacia los bachilleres que hacen vida en la “Casa Más Alta”.

Los estudiantes del Alma Máter oriental regresaron este lunes a los salones tras la suspensión de casi dos semanas de semestre en primera instancia por el asueto de carnaval y en segundo término, por la suspensión forzada a raíz del apagón que dejó a casi 20 estados del país sin servicio eléctrico.

Esa suspensión fue aderezada el pasado viernes con el petitorio expreso del Ministerio de Educación Superior, el cual señala que en el documento de certificación de recursos donde los rectores deben ratificar la totalidad del monto correspondiente a la nómina, se encontraba un agregado en donde estos debían reconocer a Nicolás Maduro como presidente constitucional de Venezuela, con carácter de obligatoriedad.

“Nosotros venimos por vocación y responsabilidad académica, esos muchachos hacen un gran esfuerzo por venir a recibir clases en medio de toda esta crisis que vivimos y una medida como esa no va a impedir que nosotros estemos en nuestras aulas. Mi mayor sorpresa cuando llegué esta mañana es ver a esos muchachos esperándome a las puertas del aula y mostrándonos su apoyo ante esta nueva violación de los Derechos Humanos por parte del Gobierno Nacional”, sostuvo la profesora Sheila Vásquez.

Tirso García, presidente de Apudo, indicó que el profesor que más gana en la universidad, recibe alrededor de Bs 40.000 mil al mes, salario que califican como imposible para vivir en la actual coyuntura del país.

“La mayoría de los que estamos aquí somos de dedicación exclusiva por lo que no podemos hacer nada por otros lados, muchos hemos tenido que vender nuestras prendas o depender de familiares en el exterior para poder subsistir porque con estos sueldos nos moriríamos de hambre. El profesor que más gana en esta universidad recibe 40.000 Bs mensuales y 20.000 quincenal, eso da para apenas medio kilo de queso y unos huevos detallados.”, afirma García.

Curtidos en el conflicto

En medio de este nuevo conflicto con el gobierno, los académicos retrocedieron hasta los años 80, década en la que la lucha por sus homologaciones salariales los llevó a plantarle cara al presidente Jaime Lusinchi y debido a esas acciones, pasaron alrededor de cinco meses sin recibir sus honorarios.

“Antes era un conflicto Gremio-Gobierno, hoy esto es un nivel superior de maldad, aquí estamos afectados todos, hasta los bachilleres que reciben becas son perjudicados y en gran medida estos son los mayores afectados, es un chantaje y una clara destrucción al sistema”, indicaron.

Frente al presente panorama, en una asamblea celebrada a media mañana en el auditorio de la UDO, todos los que hacen vida en la Universidad de Oriente, establecieron un comité de conflicto y convocaron a realizar acciones de protesta en rechazo de la medida ministerial en el transcurso de la semana.

Pedro Galvis: Maduro usa como pretexto la defensa de la soberanía para aniquilar a la población

Pedro Galvis: Maduro usa como pretexto la defensa de la soberanía para aniquilar a la población

Carlos Bastardo: En el hospital central de Maturín se comete un crimen de exterminio contra los ciudadanos

Carlos Bastardo: En el hospital central de Maturín se comete un crimen de exterminio contra los ciudadanos