Gremio: Pranato en los colegios se debe a la falta de materiales y orientadores

El secretario Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza, Edgar Pérez, informó que la falta de alimentos en las instituciones públicas traería como consecuencia el robo entre compañeros

Nohemí Rondón

liceos.jpg

En abandono y en crisis está la educación del estado Anzoátegui, puesto que la figura del pranato, la delincuencia y falta de adaptación social se ha apoderado de los espacios. Así lo denunció el secretario Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (Stea), Edgar Pérez.

Explicó que todos los casos de violencia desatados en los planteles públicos de la región tienen que ver con la falta de espacios deportivos, bibliotecas y materias extracurriculares, que le permita al menor desarrollar alguna actividad que lo aleje de lo malo.

También influyen la falta de psicopedagogos, psicólogos, psiquiatras y orientadores, quienes anteriormente se encargaban de evaluar la conductas de los adolescentes.

Pérez precisó que el gobierno regional y nacional no se ha dedicado a dotar las instituciones de material de trabajo,  de manera que los alumnos puedan dedicarse única y exclusivamente a los estudios. “No hay balones, no hay espacios decentes, los laboratorios no funcionan y no hay libros”, expresó el gremialista.

El docente destacó que la mayoría de los psicopedagogos y psicólogos que laboraban en los colegios han sido jubilados, y otros emigraron a las instituciones privadas, y el gobierno no ha hecho nada para suplantarlos.

Pérez acotó que la ayuda de orientación en las escuelas es vital, ya que los especialistas eran los encargados de hacer el diagnostico social y psicológico del estudiante que presentaba una conducta inadecuada, para posteriormente hablar con los padres y atender el problema.

Advirtió que si no se toman los correctivos necesarios para atender a la población estudiantil, los casos de violencia y delincuencia en las escuelas y liceos podrían aumentar generando altercados entre los estudiantes.

Otro problema que atribuyó Pérez a los casos de violencia en los colegios, es la falta del Programa de Alimentación Escolar (PAE), el cual es deficiente. “Hay alumnos que no tienen que comer, entonces prácticamente se ven obligados a quitarle al compañero”.

Además explicó que cuando el programa llega a las instituciones, solo se aporta carbohidratos a los estudiantes sin ningún tipo de proteínas.