Quantcast
avatar-elmercurioweb-2017.png

El Mercurio Web

Portal de información independiente producido en Venezuela.

Petróleo y superstición. Historia del fracaso

Petróleo y superstición. Historia del fracaso

IMG_4060.JPG

Cuándo en 1960 algunos países productores de petróleo decidieron fundar la OPEP, Arabia Saudita producía 1.300.000 barriles diarios y Venezuela era el mayor productor del mundo con 2.800.000. El propósito de la Organización fue protegerse de los manejos de las compañías petroleras internacionales, asumir el control soberano del recurso y garantizar un precio estable para el mismo.

Ahora… ¿cómo es posible que estando en la misma organización, con los mismos propósitos y fines Arabia Saudita produzca hoy casi 10 millones de barriles y Venezuela 1.8 millones; pero además nuestro país nunca ha pasado de 3.5 millones?

La respuesta está en el manejo de nuestro principal recurso basado en supersticiones y complejo de culpa de país petrolero-agrícola. Nuestro país escogió erróneamente sembrar el petróleo en todo, menos en lo que estaba mejor dotado por la naturaleza.

¿Cuál fuerza extraña impidió que Venezuela invirtiera en aumentar su capacidad de producción y aguas abajo en Petroquímica, negocio de alta rentabilidad, uso de tecnología de punta y fuente de gran cantidad de empleo,sembrando de plantas y refinerías todo nuestro país? Sin duda que las decisiones en estas materias fueron tomadas por razones completamente distintas a las exclusivamente económicas, técnicas, racionales y hasta simplemente de sentido común. ¿No vieron nuestros dirigentes el camino tomado por casi todos los miembros de la OPEP? Aumentar su capacidad e invertir en su principal recurso.

Desde luego que esta fue una política petrolera completamente equivocada. Pero para colmo, en los últimos 20 años se acentuó el fetichismo a niveles de locura,entre otras cosas, traspasando o si se quiere sembrandolos recursos petroleros en cuanta idea fantasiosa y despilfarradora se le ocurriera al gobierno, incluyendo regalarlos dentro o fuera del país; deteniendo el incremento de la capacidad de producción y certificando reservas probadas hasta la impresionante cantidad de 290.000 millones de barriles, más de 250 años a nuestra producción máxima, uno de los exhibidos como grandes logros de la Revolución, que se quedarán casi todos en el subsuelo debido a los avances tecnológicos; la incorporación masiva de cada vez menos expertos ejecutivos en la industria y el aumento a niveles siderales de la corrupción.

Esta es la historia. Ojalá que este fracaso de sesentaaños nos haya enseñado que hay mejores alternativas.

Por: Yovany Rojas / @YovanyRojas

Armas para que; por: Pedro Corzo / @PedroCorzo43

Armas para que; por: Pedro Corzo / @PedroCorzo43

Falsos supuestos, certezas y alternativas políticas; por: Richard Casanova / @RichCasanova

Falsos supuestos, certezas y alternativas políticas; por: Richard Casanova / @RichCasanova