Quantcast
avatar-elmercurioweb-2017.png

El Mercurio Web

Portal de información independiente producido en Venezuela.

La celda de Leopoldo López. Por: Ángel Arellano (@angelarellano)

La celda de Leopoldo López. Por: Ángel Arellano (@angelarellano)

Hace 23 años atrás, con la intentona golpista del cuatro de febrero, el "por ahora" y la reivindicación de su aparición como soldado de la fortuna, Chávez recibía desde el pequeño cuarto que lo hospedaba en Yare a escritores, periodistas, intelectuales, abogados, militares, políticos y a los futuros miembros del movimiento que lo ayudaría a dar la estocada en el suicidio de la democracia.

Sus familiares no tuvieron problemas en el ingreso al pabellón de visitas. Su estadía, como se ha evidenciado en fotografías, cumplió con el respeto a sus derechos fundamentales. Además, se le garantizó, como "ñapa" de las instituciones democráticas que años después serían desmanteladas, una serie de privilegios que auparon su permanencia en la opinión pública: primero como anexo secundario o terciario de los temas de interés nacional, y luego, en 1998, como punto estelar.

Así pues, ofreció entrevistas a comunicadores de valía que difundieron textos al respecto en medios nacionales e internacionales, incluso se publicó aquel conocido libro que sigue sirviendo de referencia para auscultar la propuesta anterior del caudillo: "Habla el comandante" de Agustín Blanco Muñoz. Todo ayudó para que esta causa, que en el momento no era clamor nacional, permeara en esa idea consolidada de que el sistema hacía ascuas y necesitaba un cambio de raíz con nuevos actores.

Chávez salió de la cárcel no por una medida humanitaria, ni porque la ONU, la OEA, los parlamentos del mundo, las organizaciones más connotadas en la defensa de los derechos humanos, o líderes históricos de la democracia, exigieran su liberación. Su prisión alcanzó los dos años y fue absuelto por el Presidente de la República, residuo del sistema de conciliación entre movimientos políticos que mantuvo al país en paz durante los 40 años de la democracia.

Ya en libertad, Chávez tuvo todas las protecciones y garantías de rigor para movilizarse por el país pregonando un mensaje que no precisamente podía ser calificado como defensa de la misma institucionalidad democrática que lo devolvió a las calles. 

Ahora bien, 23 años después, Leopoldo López, quizá el preso político de más relevancia internacional que haya tenido Venezuela desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad, y me perdonan los eruditos pero no recuerdo la existencia de otro con cualidades similares, cumple un año en una celda cuyas dimensiones desconocemos, sometido a la violación sistemática de sus derechos fundamentales y arrojado a las miserias de la tortura constante que ejecutan sus carceleros sin reparo alguno por parte de la "justicia injusta".

Es un preso por atentar contra el autoritarismo que instaló Chávez, no con armas ni conspiraciones militares, sino con ideas y movilización ciudadana. A diferencia del difunto golpista, López sí es una causa nacional. Ha trascendido hasta ser mencionado por los líderes más importantes del mundo. Parlamentos enteros exigen su liberación. A esta demanda se han suscrito desde la ONU hasta todas las organizaciones pro derechos humanos que tengan cierta incidencia en el mundo.

No sabemos de las comodidades de López en su celda. Sabemos, sí, del sufrimiento de su familia, del lamento de todo un país que observa el sistema democrático en ruinas, urgido de una recuperación a partir del activismo, la protesta y la presión en todos los escenarios.

 

Ángel Arellano

Email: asearellano@yahoo.es

Twitter: @angelarellano

www.angelarellano.com.ve

Lineas sueltas desde el exilio. Por: Oscar Pérez / @oscarabp

Lineas sueltas desde el exilio. Por: Oscar Pérez / @oscarabp

Caminando hacia peor. Por Oswaldo Alvarez Paz / @osalpaz

Caminando hacia peor. Por Oswaldo Alvarez Paz / @osalpaz