Tres en una

En muchas ocasiones acostumbramos fastidiar a nuestros pacientes lectores con dos o más columnas un mismo día. En esta ocasión vamos a tratar tres asuntos en una misma nota. Son importantes pero podemos sintetizarlos.

EL GUISANTE DE GASTÓN. Conocí a Gastón Guisandes en el aeropuerto de Maiquetía hace muchos años, cuando era líder de OPINA y dirimía temas clave para la opinión pública. Su inclinación al salto de talanquera buscando arrimar sus brazas al poderoso opacó su prestancia e ideando una voltereta circense aparece con una propuesta para “abrir” el Colegio Nacional de Periodistas para que cualquier persona pueda ejercer la profesión sin haberla estudiado. Luego solicitará que los enfermeros formen parte del Colegio Médico; que los albañiles entren al Colegio de Ingenieros y que los alguaciles se homologuen al abogado.

HENRIQUE CAPRILES.- El sábado alguien nos dijo que Capriles estaba en el estado Anzoátegui visitando barrios. Su presencia pasó desapercibida. Los sectores populares son territorio del dirigente local. Los municipios del líder regional del partido y los estados del Gran Jefe o candidato presidencial. Tratar de modificar este esquema traerá más complicaciones que resultados. Sigue la oposición empeñada en errores técnicos que la han llevado al estatus actual.

MARÍA GABRIELA.- La pregunta de Diego Arria sabemos que es retórica. Diego sabe que María Gabriela aceptó un “exilio dorado”. Pero no para ella el brillo, sino para el PSUV. Alguna gente andaba por allí curucuteando el coroto y seduciendo a María Gabriela para que acepte ser la sucesora de Maduro. En el partido se discutió este tema y la conclusión fue que María Gabriela no debía inclinarse por ningún grupo interno. Pero como ella es inquieta, carismática y además inteligente, supo cuánto vale su imagen y aceptó la sugerencia de Arreaza para apaciguar las aguas que Adán Chávez pretende encrespar. Ella retornará, mejor dotada, más segura de sí misma y (anótelo) aspirará ser candidata en el 2019.