El Consejo de Seguridad, por: Pedro Segundo Blanco (@pedrosegundoABP)

Después de finalizada la Segunda Guerra Mundial y 6 días luego del triunfo de la revolución de octubre en Venezuela, que coronó con el nombramiento de la Junta Revolucionaria de Gobierno que presidió Rómulo Betancourt, el pasado 24 de octubre se cumplieron 69 años del encuentro entre los gobiernos de los Estados Unidos, El Reino Unido, la República de Francia, la Unión Soviética y la República de China, que concluyó con la firma de la carta que dio origen a la creación de la mayor institución internacional, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), instancia definida como una Asociación de Gobierno global, que facilita la cooperación entre las naciones en los temas de derecho internacional, paz mundial, seguridad internacional, desarrollo económico y social, asuntos humanitarios y derechos humanos. La ONU congrega en su seno la participación de 193 países y está conformada estructuralmente por su máxima instancia que es la Asamblea General y por sus órganos operativos; el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el Consejo de Administración Fiduciaria, la Corte Internacional de Justicia y la Secretaría General, que ejerce la vocería y la conducción del máximo organismo mundial.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas está integrado por 15 miembros, cinco con carácter permanente; EEUU, Rusia, Reino Unido, China y Francia y 10 no permanentes, que son elegidos por dos años. Venezuela contó con representación en el Consejo de Seguridad  en el Gobierno de Rómulo Betancourt entre 1962 y 1963, en el primer Gobierno del presidente Pérez 1977-1978, durante el mandato del presidente Lusinchi 1986-1987, en la segunda presidencia de Carlos Andrés Pérez y ahora en 2014 bajo el mandato de Nicolás Maduro. Hago esta referencia porque ilustres diplomáticos de carrera representaron al país en esa delicada responsabilidad, el primero de ellos fue Carlos Sosa Rodríguez en 1963, diplomático de carrera que cursó estudios en Venezuela e Inglaterra, estudió derecho en Francia y Venezuela e hizo el doctorado en la Universidad de París y en la Central de Venezuela, Diego Arria de 1977-1978 y 1992-1993, quien además de su carrera diplomática, se desempeñó como Gobernador del Distrito Federal, Ministro de información y Turismo, Diputado al Congreso Nacional, es escritor y  cursó estudios de Economía en la Universidad de Michigan, este venezolano que nos ha representado en dos ocasiones, llegó a ocupar la Presidencia del Consejo de Seguridad de la Organización de la Naciones Unidas, tomo estos dos ejemplos, a propósito de la reciente elección de Venezuela, por quinta vez, en el más importante organismo de seguridad del mundo, porque al contrario de lo que debe hacer un Gobierno serio de un país serio, que en la democracia vilipendiada seleccionaba a venezolanos con las cualidades necesarias para ejercer esas importantes representaciones diplomáticas, ahora sólo basta la militancia en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el grado de consanguinidad con quienes ejercen el poder, para hacerse acreedores de esos importantes nombramientos y prueba de ello es que la señorita María Gabriela Chávez, a quien no se le conoce profesión alguna, nunca ha desempeñado cargo diplomático y la posición más relevante que ha ocupado es de primera dama encargada por su padre, el fallecido presidente Hugo Chávez, es ahora la flamante representante de nuestro país, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde tendrá que llevar la voz y posición de Venezuela, en relación con los diferentes temas que tienen que ver la SEGURIDAD Y LA PAZ MUNDIAL. Amanecerá y veremos.

NOTA: Cumaná avanza hacia sus 500 años y sigue esperando por la Autopista, las 40.000 viviendas y las obras de desarrollo prometidas por Chávez, Maduro, el Gobernador y el Alcalde de la Ciudad. 

Lic. Pedro Segundo Blanco, Ex Parlamentario del estado Sucre

Petersecond1@hotmail.com

Twitter @pedrosegundoABP