Una batalla espiritual; por: Pancho Aguilarte / @P_Aguilarte

Para entenderlo que pasa en Venezuela se necesita estudio, paciencia, pero sobre todo mucha fe. Analizarlo desde la perspectiva política no ofrecerá ninguna explicación racional, tampoco desde lo económico, ni mucho menos desde la intolerancia, arrogancia y prepotencia frecuentemente asociadas al conocimiento. Nadie entiende como un grupo de aventureros, con escasa formación académicay carente de ética y moral pudo hacerse del poder y lo mas grave aún, que aún se sostengan en el. ¨El mundo al revés¨ gritan los venezolanos militantes o no de los partidos de oposición, los intelectuales y académicos y hasta el común de los ciudadanos, sorprendidos que un régimen que pregona y practica lo anormal y amoral como valores de la sociedad, pueda sostenerse por tanto tiempo. Sin embargo esa afirmación oportuna y pertinente es la clave en si misma para entender la naturaleza del régimen que nos gobierna. Ciertamente todo está contrariamente a lo aprendido, a la experiencia y a lo que fenomenológicamente nos permite diferenciar entre el bien y el mal. Lo primero no existe en la teoría y ni por casualidad en la praxis del planteamiento que ellos mismos conciben como Socialismo del siglo XXI. Mientras el mal luce enseñoreado en el lenguaje y la acción de los revolucionarios. Conclusión, sino existe la bondad, la compasión y la solidaridad como expresiones delbien dentro de los que nos gobiernan, solo existe espacio para el mal y así debe entenderse. Ahora, cabe preguntar: Como, cuando fue que permitimos esto? Desde el mismo momento en que la sed de venganza, las ambiciones, la envidia, la corrupción y el odio llevaron a que la mayoría de los venezolanos se fijaran en Chávez como el redentor, el que guiaría a la nación por los caminos de la justicia, el Torquemada de los partidos y los políticos tradicionales, ayudado por la codicia de la clase empresarial, de los políticos fracasados con amarillentas facturas por cobrar y por otros dispuestos a todo con tal de acceder a una cuota de poder que les permitiera vengarse de sus castradores. Impulsado por unos propietarios de medios y periodistas con buena aceptación en la opinión pública que interesadamente presentaron la imagen del caudillo de Sabaneta como un autentico demócrata, al que había que darle la oportunidad de acabar con los males de la República. Lo llevaron muchas veces a los mas asiduos programas de opinión, le construyeron un traje a la medidaque convencería a la mayoría y por mas que el candidato y después presidente presentaba su rostro feo, no hubo quien lo justificara en su plan de destrucción que yacía en su mente para hacer pagar a los venezolanos la afrenta y burla de su ‘alter ego´ Simón Bolívar, de quien se creía su reencarnación. Así vimos a famosos periodistas y escritores dedicarles obras y denominar a los golpistas del 4 de febrero ´Ángeles rebeldes¨. Otra acepción que sin mucho esfuerzo nos hubiese permitido ubicar el origen del gobierno al recordar que también en el cielo hubo una rebelión encabezada por un Ángel Rebelde que pretendió tomar por asalto al cielo. Este mundo al revés que es la situación venezolana donde el mal como en una película de terror es quien manda, solo tiene una manera de entenderse y además superarla: Desprenderse de cualquier posibilidad racional y ubicarla dentro de la naturaleza espiritual que nos acompaña desde que venimos al mundo: La constante lucha entre el Bien y el Mal, donde por cierto siempre triunfa el bien sobre las fuerzas de la oscuridad. Cual es la debilidad de los buenos que hace parecer fuertes e invencibles a los malos,?. Que los partidarios del mal saben donde están, a quien sirven y para que. Los partidarios del bien deben entonces confiar en su líder y señor, invocarlo y pedirle con mucha fe su intervención así como en el pasado pidieron los israelitas por la liberación de la tiranía egipcia, con la fe con la que pidió Winston Churchill librar a Europa del demonio de Adolf Hitler

Lic. En Educación, Abogado y Analista Político