El ejemplo de Teresa; por: Pedro Pablo Fernández / @pedropabloFR

 La Madre Teresa reivindica la esencia del cristianismo, que no está en los actos de culto, ni en los golpes de pecho, sino en la entrega por los demás

image.jpg

El papa Pío XII dijo: “son los hombres quienes se han rebelado contra el cristianismo verdadero y fiel a Cristo y a su doctrina; se han forjado un cristianismo a su gusto, un nuevo ídolo que no se salva, que no se opone a las concupiscencia de la carne, a la codicia del oro y de la plata que deslumbra la vista y a la soberbia de la vida; una nueva religión sin alma, o un alma sin religión, un disfraz de cristianismo muerto, sin espíritu de Cristo y luego han proclamado que el cristianismo ha faltado a su misión.”

La Madre Teresa reivindica la esencia del cristianismo, que no está en los actos de culto, ni en los golpes de pecho, sino en la entrega por los demás.

Buena parte de los problemas que hay en el mundo y buena parte de los que vivimos hoy en Venezuela tienen que ver con que los cristianos hemos faltado a nuestra misión. Nuestra misión de amar al prójimo como a uno mismo.

Somos nosotros los que hemos fallado porque no hemos sido consecuentes con los valores y principios. En gran medida, la llegada del chavismo y su permanencia en el poder tiene que ver con la indiferencia con que la sociedad venezolana ha visto al problema de la pobreza desde hace muchos años.

Decía Caldera en 1957: “en los pueblos de la civilización occidental, mientras más vulnerada ha sido la dignidad y la justicia, surge con mayor violencia que un huracán, un sordo grito de revancha porque no quieren escuchar un mensaje de amor los desheredados que sólo han visto la insensible crueldad de la ambición”.

El origen de la división política que vivimos está en una profunda división social. Muchos años de indiferencia frente al problema de la pobreza fueron creando el caldo de cultivo para que surgiera un vengador errante.

Decía la Madre Teresa, hoy en los altares: “está de moda hablar de los pobres, por desgracia no lo está hablarle a ellos”.

Tenemos que dejar de ver la pobreza como un problema ajeno o de estadísticas. Son personas, seres humanos, hermanos nuestros, niños iguales a nuestros hijos que merecen todos una oportunidad.

El país tiene problemas urgentes que resolver en el corto plazo: la inseguridad, el desabastecimiento, la inflación, el déficit de divisas, etc., pero, en el largo plazo, el reto es construir una sociedad con igualdad de oportunidades y con justicia social.

En esa tarea tenemos que comprometernos todos.

@pedropabloFR