La GNB ¿amigos o enemigos?; por Carlota Salazar / @CarlotaSalazar

image.jpg

El brutal, desproporcionado y humillante trato que reciben las amas de casa y ancianas en las colas de los supermercados, aunado a la acción tanto ilegal como abusiva contra los sectores opositores impidiéndoles llegar a las instalaciones del CNE, ejecutadas ambas por la Guardia Nacional Boliviana, cuya misión es la Seguridad de la Nación como elemento sustantivo de corresponsabilidad entre Estado y Sociedad Civil, dentro del cual hay que dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, PAZ, LIBERTAD, JUSTICIA, SOLIDARIDAD y afirmación de los derechos humanos (326 CRBV), fue objeto de una denuncia que efectué en las instalaciones del Core 7 el pasado 30 de mayo del año en curso.

En efecto, la crisis económica, política y moral que vivimos viene sacudiendo hasta la última fibra del venezolano, activó el reclamo y la presión de calle. Estas acciones que no pueden tener otra expresión que no sea la protesta el gobierno necesita silenciarlas, lo cual hace reprimiendo. Este es un gobierno perverso que consciente de que su política económica cada día empobrece al venezolano, en lugar de cambiar: reprime.

Escenario perfecto para un estallido social, contenido porque la gente esta desesperada buscando satisfacer sus necesidades primarias de alimentación, haciendo abstracción a los valores y atributos de la democracia como es división de poderes públicos, legalidad…, conceptos que terminan siendo fútiles, para ellos, frente a la magnitud de su necesidad.

Pero aún sin estallido social, la gente está molesta, sentida, dolida y defraudada por una revolución que lo que trajo fue hambre y miseria, y por ello quieren cambiar al gobierno. Realidad que quedó reflejada en la última encuesta de Alfredo Keller de julio 2016, el 84% de los venezolanos sienten que ni éste gobierno ni Maduro pueden resolver está inmensa crisis, donde el 44% de los productos los encuentran en el bachaqueo, quiere decir, 500% más caro, en la cual el 94% de los venezolanos considera que la situación de escasez y desabastecimiento ha empeorado. Ahora la protesta y el reclamo cívico será el día a día de los venezolanos. La agudización de la crisis genera cada día  un motivo nuevo para protestar. Además, la impotencia que producen los obstáculos que impone el CNE para que se materialice el referéndum revocatorio,  que ha pasado a ser una válvula de escape.

Esa relación amor-odio con quienes deben protegernos y no lo hacen, tiene dos dimensiones, una humana que pretende concientizar  al cuerpo militar para que antes de actuar piense “que esa anciana puede ser su madre o su abuela” “que al igual que los que no queremos al régimenellos también quieren cambio, porque no escapan de la miseria” “que quienes protestan están sufriendo por un ser querido” “que no podemos agredir a otro venezolano que sufre y llora como tú”...

La otra legal ya que el gobierno se ampara en un decreto de  excepción que no está en vigencia porque no ha sido aprobado por la Asamblea Nacional, según lo ordena el artículo 339 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela “El Decreto que declare el estado de excepción…será presentado…a la Asamblea Nacional, o a la comisión delegada para su debida consideración y aprobación…”. Por lo tanto, los derechos constitucionales de los venezolanos no están sometidos a ninguna restricción ydeben ser respetarlos. Y como guinda de la torta deben entender los efectivos militares que  cualquier violación a losderechos constitucionales y humanos constituye abuso de poder cuyo ejercicio acarreará responsabilidad individual a tenor de lo establecido en el artículo 139 de nuestra Constitución.

Hago un llamado a la reserva moral de los militares para que en lugar de ser nuestros enemigos sean los garantes de nuestros derechos (nuestros amigos), para que  la macha convocada por la MUD para el 01 de septiembre salgamos sin miedo, ya que existen razones humanas y legales que pesaran a la hora de apretar el gatillo.

Carlota Salazar Calderón

@carlotasalazar