Todos por el revocatorio; por: Carlota Salazar /@carlotasalazar

Nace en la entrañas de las comunidades más desfavorecidas en el Estado Anzoátegui, donde hemos notado cómo cada día son más quienes no pueden satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, salud, educación… subsistiendo en lo básico, sin esperanza de futuro. 

A un mensaje esperanzador de que puede cambiar su calidad de vida recibimos esa triste mirada desalentadora y desconfiada, que dice: pobre ¿tú crees que ésto puede cambiar? Sienten que las cosas no van a cambiar: venga quien venga. 

Ese sentimiento agrava en grado superlativo las condiciones de penuria en nuestras comunidades, porque los paraliza, los inhibe de actuar y de pensar, dejando un ampliomargen de maniobra al populismo, es decir, al gobierno para manipular con las bolsas de comida y ofertas engañosas.

Esta realidad es poliédrica pudiendo expresarse de diversas formas, una que la gente se canse y salga a la calle a saquear, robar, asaltar, no sólo supermercados, sino casas y edificios; otra que se conformen y comiencen a recibir la bolsa de comida y la libreta de racionamiento, sin chistar, dándole gracias a Dios y al gobierno por ello. Cualquiera es perjudicial para todos. 

Cobra importancia lleva una esperanza real y sincera de cambio a la sociedad, que aleje la desesperanza y los acerque la lucha por los cambios que necesitamos todos.  

Ahora todo pasa por los mecanismos legales para cambiar el gobierno, de las cuales ha tomado fuerza el revocatorio, para cuya activación el CNE ha colocado una serie de obstáculos con la intención de hacerlo el año próximo cuando se cumplen los 4 años de mandato, no hay nuevas elecciones y se queda el vicepresidente hasta cumplir el periodo. Esto es un fraude no solo constitucional, sino a la voluntad de más de dos millones de personas que firmamos para su activación. Por lo tanto, no es EEUU, ni el capitalismo, es la sociedad que necesita cambiar este modelo de control autoritario.  

Sin embargo, la desesperanza y el miedo pueden paralizar y hacer que la gente no salga a reclamar la activación del referéndum. Quizás por ello, la encuesta de Venebarometro de Abril 2016, reflejó que las clases A/B en un 73% quieren el revocatorio, pero la clase C lo quiere un 61% y en la clase D un 51.6%. 

Por lo tanto es determinante que los sectores políticos y sociales entiendan que el mandado no está hecho, que no está fácil, que debemos sacar del corazón de los venezolanos la desesperanza y el miedo. Lo cual sólo se logra si convencemos a los más desposeídos de que: sí es necesario cambiar el gobierno, que sí podemos hacerlo y que sí hay un cambio real hacia una sociedad más solidaria, incluyente y con justicia social.

Por ello, proponemos ejecutar en forma unitaria, todos los factores políticos y sociales, un proyecto que hemos denominado TODOS POR EL REVOCATORIO, mediante el cual podamos llevar a las comunidades más necesitadas la información sobre la importancia de revocar a este gobierno, con un mensaje de cambio real honesto y sincero en el liderazgo político y en la forma de gestionar lo público, desde la honestidad y el compromiso con la gente. 

Carlota Salazar Calderón

carlotasc@gmail.com

@carlotasalazar