Al límite; por: Freddy Paz / @FreddyPaz

Los Venezolanos, vivimos una caída acelerada de nuestra calidad de vida, muchos de los cuales sufren un mar de tristeza, desánimo, desesperanza, y necesitamos cambiar ésta plaga que aumenta día a día, y ésta realidad nos convoca a todos a generar el entendimiento necesario y la oportunidad para lanzar un plan de reformas institucionales. 

Es el momento de iniciar un debate de propuestas para que logremos superar los serios problemas que afectan a los venezolanos; un sistema de salud en su peor momento, la educación en franco deterioro, la industrial y el campo en total abandono, índices de homicidios y de inseguridad nada envidiables, instituciones públicas inoperantes y otras cercadas presupuestariamente, salarios devaluados, una inflación imparable, falta de inversión, caída de la producción nacional, una economía enferma, escasez y desabastecimiento de alimentos y medicinas, caída de las reservas internacionales, fuga de talentos a otros países. Y  los enormes ingresos petroleros manejados por la revolución, fueron despilfarrados, frustrando el progreso y la esperanza de los venezolanos en los últimos diecisiete años, y todos estamos pagando las consecuencias del fracaso del socialismo del siglo XXI y del gobierno de Nicolás Maduro.

Venezuela vive en la actualidad  el peor momento de su historia, con una crisis que sigue expandiéndose y afectando las familias venezolanas, y un gobierno que continua improvisando anunciando unos motores para activar la economía, que siguen apagados y sin esperanzas de resultados positivos para el País.

Desarrollar acciones conjuntas entre el sector privado y el gobierno, no puede seguir esperando el efecto de mesas de “diálogo” sin frutos, es imperativo actuar  ya.

Los resultados electorales del pasado 6 de diciembre de 2015, reflejan el tremendo castigo que el pueblo de Venezuela le dio a Maduro y su modelo de gobierno.  Y al parecer aún no lo han entendido. Pareciera ser que el principal enemigo del pueblo de Venezuela es el propio gobierno, que no da soluciones a la crisis, ni garantiza mejorar la calidad de vida del pueblo.

Los venezolanos no queremos vivir la verdad  Africana, que es dramática, es la región más pobre del mundo, más de trescientos millones de  personas viven con menos de un dólar al día, treinta millones de niños menores de cinco años sufren desnutrición  y el 43% de la población no tiene agua potable. Estas cifras sin duda son muy alarmantes, ver a hombres, mujeres y niños desnutridos y enfermos, es una realidad que no la queremos para los venezolanos. Estamos al límite, tocando fondo, llegó la hora de despertar.

Diputado Freddy Paz