La política y su tiempo. Choque de trenes; por: Carlota Salazar / @calotasalazar

La verdad es que he estado esperanzada en que el gobierno entienda que no todo es blanco y negro, que hay grises que debe reconocer y respetar, pero la perdí.  Porque después de lo que hemos analizado en artículos anteriores y la aberrante decisión de la Sala Constitucional que mediante un recurso de interpretación interpuesto por una familia “Flores Ynserny”, sin representar a nadie, más que a ellos mismos, solicitan la interpretación y aclaratoria de la función contralora de la Asamblea Nacional. Explicando que existe una posible intención de obstaculiza las funciones del ejecutivo, ya que en los oficios dónde la AN exige la competencia de funcionarios,  dice que invitan a hablar sobre el futuro del país… Decisión que se concreta a: - la división de los poderes públicos; - control parlamentario; y - comisión para revisar la designación de los Magistrados del TSJ en diciembre. El máximo tribunal admite y sentencia, al mismo tiempo, por el control difuso de la Constitución, establece que las funciones de control de la Asamblea Nacional son sobre el gobierno y la administración pública, nada más, y eso en coordinación con el Vice-Presidente; no puede revisar o anular o de alguna manea dejar sin efecto las designaciones de los magistrados; y además, como guinda de la torta, desaplica los artículos 3,11, 21 al 26 de la Ley Sobre Régimen de Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Públicos y el artículo 113 del reglamento de Interior y Debate. Una familia y por ¿casualidad? “FLORES”, debemos entender que el país está en manos de un grupo pernicioso que nos conduce al despeñadero, y además que no habrá reconciliación, menos rectificación y que eso de la real política son “puras habladurías pa conversá”,  como dice el verso. Lo que viene es un choque de trenes.

            La Asamblea Nacional tiene sus poderes limitados en la misma constitución, sus facultades de control es a todos los funcionarios públicos mediante interpelaciones e investigaciones, inclusive con el auxilio de los Tribunales para la evacuación de cualquier prueba está establecido en los artículos 222 y 223, pero la revocatoria del nombramiento de los magistrados se hace mediante una mayoría calificada, previa audiencia y en caso de faltas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano. Es una falta grave que Calixto Ortega, miembro del PSUV y Diputado por ese partido, así no lo diga el Poder Ciudadano. Entonces tenemos a un TSJ que pasa por encima de la AN, que atropellala división de poderes públicos y además lesiona la voluntad de los venezolanos que votamos para que un Poder Público, controlara y legislara.

Esto seguirá así: la AN dice “A” el TSJ dice “NO”. Entre tanto, se agudiza el desabastecimiento de comida y medicinas, los servicios públicos: hospitales, agua, luz…. Además como no hay respeto por nada ni por nadie: aumenta la corrupción. No hay quien controle. El Ejecutivo dueño del país y haciendo lo que les da su gana!!! Bueno pero con todo esto, la gente dice “no pasa nada”. Lo entiendo porque la sociedadvenezolana y los partidos políticos han escogido la vía pacífica para salir de este desgobierno, por ello implementar todas las vías para sacarlo es justo y necesario, y nuestra salvación, parafraseando la oración. Por ello, todos los días en cada esquina, en cada calle, en cada casa, una palabra: MADURO RENUNCIA. Ojalá el hambre de los venezolanos soporte hasta que o una de estas vías cristalice, MADURO RENUNCIE, se vaya o lo vayan.

Carlota Salazar Calderón

@calotasalazar