La política pública del hambre; por: Levy Benshimol R / @Benshimol

El arresto de un adolescente de 16 años, capturados por la efectivos dela GNB, muy bien armados y presentado en fotografías en las redes social,  y la nota informativa publicada en algunos medios de comunicación social, por haberse robado cinco auyamas o calabazas,  el del adulto también presentado y buen cuidado por efectivos de los servicios policiales,  en fotografías porhaber hurtado un pedazo de queso,  las fotos de los niños en los botes de basuras escudriñandodesperdicios paracomer ylas interminable colas en las puertas del los abastos y supermercados, en busca de los productos de la canastabásica, nos indican que enel país está   en plena vigenciala Política Pública del Hambre.

El adolescente detenido, declaró que había robado esas auyamas o calabazas, porque su familia estaba pasando hambrey el adulto tambiéndetenido por hurtar un pedazo de queso, expreso que lo había hecho porque tenía hambre, estas dos manifestaciones dadas a conocer por las redes sociales, nosseñalan quese están cometido delitos por hambre, situaciónesta que deja mucho que desear en un país,  quesu mayor riqueza es el petróleo,  la cual ha sidomal administrada. La otra escena,  de preocupación,  y hasta de mayor dolor y tristeza,  es laver a través de fotografías y leerestadísticas de índicede  niños, en vertederos o bote de basuras, en busca de desprecios de alimentos, para comer, es la cara existencialde la PolíticaPública del Hambre.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, es clara al expresar que el Estado garantizará  la alimentación, la seguridad, la salud, la educaciónde los venezolanos, accionesestas que en la actualidad no secumplen y para muestra están las foto del adolecente,  del adulto y los niños y además estánen plena vigencia  las colas que cada día se hacen más interminables y frustrantes y las cifras de muertede ciudadanos por parte de hampada.   El régimen, ha querido ocultarla Política Pública de Hambre, que padecemos los venezolanos,  conprogramas con la CALP,  que se basaenentregarbolsas de comida a ciertos sectores de la población y dejando al otro gran sector dela población a la merced de la inflación y de la especulación, originando así la práctica activa de la Política Pública del Hambre.

La Política Pública de Hambre, ha noesunabuena consejera, ya que de ella se desprendenmalas actitudes ciudadanas, como el robar cinco auyamas o calabaza,  para comero el de hurtar un pedazo de queso para apaciguar el hambre, con esas actitudescontarías al bien común de la sociedad, peroporla sobre vivenciadel ser humano, creandesconcierto, desencanto, disgusto einestabilidad social en una sociedad acostumbradaa no tener la necesidadde robar, de escudriñar basurao de hacer interminables colasparaconseguir lacomida para sus sustento.

La Política Pública del Hambre, nos ha convertido en un paísmal alimentado,  aunque las cifras de la FAO, expresen lo contario, por razones de políticas,  lo cierto está en que estapolítica decretada, esta afectado de manera profunda y cruella calidad de vida de todas las clases sociales que conforman la sociedad venezolana, por tal razón, es aconsejable y oportuno quela Política Pública del Hambre, seael tema más resaltante y prioritarios humanos en laMesa del Dialogo, ya queun pueblo con hambre no motorizaelprogresa y mucho menos se desarrolla, en lo político y en lo social, por cabe decir quecon hambre, el pueblono goza democracia plena.

Levy Benshimol R.