Cuerda floja económica; por: Antonio Barreto Sira / @BarretoSira

El Gobierno nacional pende de una cuerda floja.

Desde hace años ha jugado con la economía venezolana; malgastaron millones en ingresos petroleros, factores políticos y económicos se hicieron cada vez más ricos, mientras que el Estado iba resintiendo  los embates de las prácticas del socialismo del siglo XXI.

Desde el mismo año del inicio de este modelo, es decir en 1999, se empezó a jugar con la economía nacional; desde ese mismo momento se empezaron aplicar acciones económicas que dieron al traste con la estabilidad económica y financiera de la nación.

Ellos administraron la mejor bonanza petrolera de toda la historia de la nación y el resultado está en la calle, hombres y mujeres enflaquecidos, niños desnutridos y desmayándose en los colegios.

Se inventaron el bolívar fuerte, que no fue otra cosa que una devaluación encubierta, y ahora los tres ceros del bolívar volvieron, pero representando uno de los más grandes fracasos del modelo.

A veces cuando hablamos de economía nos quedamos en las cifras, en los números grises y fríos. Cuando hablamos de macroeconomía nos vamos a cuadros, líneas de crecimiento o decrecimiento, nos reducimos a estadísticas, pero nos olvidamos del hombre, del pueblo.

Escuchar a los economistas es una tarea muy importante, para entender causas, razones, porqués y consecuencias de las acciones políticasy económicas, pero en otras oportunidades debemos mirar hacia la calle.

Para entender el resultado de la crisis económica tenemos que entrar a la Venezuela profunda. Ver como el trabajador venezolano ya no come como antes, ver el desespero de la madre para conseguir leche para sus hijos.

El rostro humano del hambre es aterrador; cuandovemos como una familia decide comer solo una vez al día para rendir los alimentos, vemos el tamaño real del desastre económico y de la realidad de la sociedad venezolana.

Cuando se habla de una crisis humanitaria, no es parte de un discurso político o de una campaña con tintes propagandístico, sino que es la denuncia de la verdad que yace en la calle, es la evidencia del terror que se padece en los sectores populares y medios de nuestra golpeada nación.

Y, cuando decimos que el Gobierno pende de una cuerda floja, es porque en vez de rectificar ante lo que han ocasionado siguen hacia adelante empeorando cada vez la realidad del pueblo.

En Miraflores se burlan del hambre del pueblo y la incentivan con doloso comportamiento.

Mientras en la calle se siente el dolor del pueblo, mientras en la calle se escuchan los gruñir de estómagos vacíos, en Miraflores siguen promoviendo las políticas que nos han llevado a la ruina.

Juegan en la cuerda floja cuando continúan viviendo de la corrupción, cuando promueven la escasez, el desabastecimiento, cuando devalúan más y más el bolívar, cuando deciden sacar de circulación al billete de 100Bs.

Ante la quiebra inminente del Estado, impulsada por Nicolás Maduro y todo su combo, la Unidad debe estar más sólida y cohesionada que nunca para defender a los venezolanos.