¡Los problemas de los venezolanos, lo resolvemos en casa!; por: Carlota Salazar / @CarlotaSalazar

La verdad está en la esencia de lo simple. La llegada de Thomas Shannon a Venezuela generó una serie de expectativas, porque lo hizo en medio del dialogo. Se reunió con el Presidente Maduro hablar sobre petróleo y con la oposición, se expresó a favor del dialogo, pero dijo “los problemas de los venezolanos, los resuelven los venezolanos”. Así que nadie va a intervenir, sino, como es correcto, nosotros tenemos que resolver nuestros problemas. 

En 1948 la OEA aprobó el principio de la no intervención, pero seflexibilizó con la doctrina de las fronteras ideológicas, para justifica la intervención en caso de peligro castro-comunista en tiempos de guerra fría. Pero ya ese peligro pasó, para los norteamericanos, claro,  que reanudaron relaciones con la isla, y ahora se hacen los locos en el caso de Venezuela.  

El gobierno nos encallejonó entre el dialogo y la violencia. Tú no quieres violencia, pues tienes que escoger el camino del diálogo. Todo preparado para el chantaje del todo poderoso, gobierno, que sentó a la Mud en una mesa de dialogo, cual niño regañado, mientras ellos se expresan en la calle e insultan, amenazan e intimidan “…la oposición no entra a Miraflores, ni con votos, ni con balas…” 

Así entre una guerra de micrófonos y de insultos transcurre la vida los venezolanos con un dólar que llega a 1800 bs, la inflación a 443%, aumento de la gasolina y el desabastecimiento se agudiza. Un gobierno sumergido en la ineficiencia y en corrupción que desmanteló la institucionalidad en el país, para accionar como a ellos ¡les da la gana!

Realmente, luego que este gobierno entregó el presupuesto de la Nación al Tribunal Supremo de Justicia, vació de competencias a la Asamblea Nacional y suspendió el referéndum revocatorio, aquí no hay más nada que exigir, que como me dijo Alexis Ortiz, que no sean elecciones. Lo único que hay que hacer es cambiar a quienes nos gobiernan, lo demás viene después, libertad de presos políticos, medicinas… El gobierno de aquí en adelante hará con nosotros lo que quiera. Atropellará a Lorenzo Mendoza, Miguel Enrique Otero, a los jóvenes de Voluntad Popular… ¿Qué quedará para los mortales comunes y corrientes?

Esta revolución ha montado un sistema corrupto para mantenerse en el poder que se sostiene en los pranes, colectivos, tráfico de drogas, ELN…en la explotación del arco minero otorgado a empresas Canadienses y del Congo denunciadas por violación a los derechos humanos: secuestros, extorción, asesinatos..., en el bachaqueo…

 Los cambios que necesitamos pasa por cambiar nosotros de una sociedad individualista a colectivista, que haga que el sistema político responda a una democracia participativa y protagónica,  que institucionalice los mecanismos de participación ciudadana, descentralice, municipalice, parroquialice y acerque el poder a la gente, lo que hemos llamado Estado Ciudadano.

Para ello, asumir el rol que nos corresponde en la calle, en cada esquina, en las plazas, en las canchas… en cada espacio público. Un grito de silencio ensordecedor, una sociedad vigilante exigiendo, solo y únicamente: ELECCIONES.  Es la presión de los venezolanos que sufrimos a diario este mal gobierno, lo que logrará el cambio, no es el Vaticano, no es la ONU, y menos los EEUU…no, somos nosotros.

 Carlota Salazar calderón

carlotasc@gmail.com

@carlotasalazar