Distracción de la opinión pública; por: Freddy Paz / @freddyspaz

Durante los dieciséis años del gobierno “socialista” (1999-2015), las campañas psicosociales destinadas a distraer a la opinión pública de los verdaderos problemas económicos, políticos y sociales del país, exaltar la imagen del gobierno y desprestigiar a la oposición de la alternativa democrática, han llegado a niveles sin precedentes en la historia de Venezuela. 

En estas campañas nos encontramos ante la evidencia de que los lideres “de la revolución” contemporáneos son creados y mantenidos por los medios de difusión mediante campañas de propaganda perfectamente diseñadas por especialistas en marketing político, especialistas que hacen una mezcla de los conocimientos del marketing comercial y de las técnicas psicológicas, con grandes inversiones económicas. Y con la colaboración incondicional del aparato comunicacional del estado venezolano y algunos medios privados, y leyes diseñadas para tal propósito. 

Las campañas psicosociales también se han llevado al internet, a través de mensajes anónimos en las listas de interés de correo electrónico, cuentas twitter, mensajería de textos y en páginas y/o programas, donde se publican libelos contra diferentes personajes considerados como enemigos de la revolución; caso Antonio Ledezma, Leopoldo López, Daniel Ceballos, Manuel Rosales, Raúl Baduel, María Corina Machado, Henrique Capriles, entre otros. 

Desde su inicio, el gobierno“revolucionario” se ha beneficiado de noticias sensacionalistas que suelen coincidir con actos políticos controversiales, tales como expropiaciones y confiscaciones de la propiedad privada, agresiones a Diputados dentro de la AN, acusaciones contra la Iglesia,  actos inconstitucionales, denuncias de irregularidades y corrupción en la entrega de divisas preferenciales a determinadas empresas que aún no se conoce sus nombres, las distorsiones en la designación y manejo de  procesos electorales, el cierre de nuestra frontera con Colombia y sus consecuencias, el esequibo, entre otras noticias o "cortinas de humo" impulsadas desde los laboratorios del estado.

Exaltación de la imagen del gobierno “revolucionario”. El control ejercido sobre la prensa (obtenido mediante presión tributaria, la restricción de divisas y amenazas judiciales) permite la censura de noticias incómodas para la “revolución socialista,” la tergiversación de la información y hasta la abierta mentira a favor del gobierno.

El enorme aparato propagandístico del gobierno “revolucionario,” ha difundido una serie de falsas creencias -mitos- que a fuerza de repetición y ausencia de refutación, han llevado a una parte considerable de la ciudadanía (que afortunadamente, es cada vez menor), a la inercia y aceptación fatalista del llamado “socialismo del siglo XXI,” o, en el peor de los casos, al apoyo incondicional.

La estrategia de la distracción, que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes, que empobrecen y desmejoran la calidad de vida de los venezolanos, tales como: la inseguridad, el desabastecimiento o escasez, el alto costo de la vida, las molestas colas para poder comprar alimentos básicos, la mala situación económica que vivimos, ya que el dinero no alcanza. Nos convoca a unir fuerzas por Venezuela, capaz de impulsar un cambio el próximo 6 de Diciembre, ganando la MUD la mayoría de los Diputados de la Asamblea Nacional, para sacar el País adelante.