Los salta-talanquera; por: Richard Casanova / @richcasanova

El abogado de David De Lima, Luis Edgardo Mata es actualmente Diputado a la AN por la MUD pero ahora dice que la alianza opositora es antidemocrática. No tiene moral para hacer semejante señalamiento, quien tampoco tuvo el coraje de inscribirse en las primarias que fueron convocadas en todo el estado Anzoátegui. Su candidatura al margen de la Unidad –designado a dedo por su voluminoso cliente y benefactor- es un acto de cinismo, le hace el juego al gobierno y traiciona las esperanzas de cambio del pueblo anzoatiguense. No es un caso aislado, el también Diputado y varias veces candidato perdedor a la Alcaldía de Puerto La Cruz -siempre por la MUD- Marcos Figueroa, igualmente saltó la talanquera luego de ser derrotado en las primarias. Junto a estos dos saltarines, otros personajes de tercera línea también extendieron la mano y se vendieron al gobierno más corrupto de nuestra historia. Los argumentos de uno u otro realmente no importan, son simples excusas para justificar una vileza contra esta patria que se desangra. Esta alerta tiene pertinencia en otras regiones del país, es una operación del chavismo a escala nacional. Abordamos el tema con pesar pues al saltar la talanquera, irrespetar las normas de la Unidad Democrática y los resultados de las primarias, pierden su dignidad, sus amigos y hasta la familia les pierde respeto.

No hay problema en que alguien resuelva económicamente su vida y sea candidato del gobierno, excepto por dos razones: Primero, porque es un acto truculento que apela a la mentira para manipular al pueblo y procurar la permanencia de este régimen inmoral.  En efecto, saltan la talanquera y mienten, siguen con una retórica opositora pues la finalidad real es dividir a las fuerzas democráticas. Y la segunda razón: el dinero utilizado en esta repugnante operación político-mercantil le pertenece a todos los venezolanos y debería estar destinado a atender los ingentes problemas de la Nación. Es decir, los Dólares depositados en las cuentas de los salta-talanquera deberían destinarse a abastecer de alimentos y medicinas a la población, son los recursos que deberían invertirse en seguridad o en la red hospitalaria, por solo mencionar algunos de los muchos problemas que angustian al país. En tales circunstancias, brincar la talanquera es un acto bochornoso de corrupción y una muestra de la miseria humana,  del egoísmo y las carencias éticas de los vendidos y sus compradores.  Junto al PSUV, en ese putrefacto charco chapotean desde hace tiempo los diputados Ricardo Sánchez, Paraqueima y William Ojeda, entre otros.  En ese lodazal se abrazan el MAS y José Vicente Rangel, para dar la bienvenida a estas nuevas adquisiciones de la cúpula cubano-militar, a fin de cuentas, a ellos sirven los salta-talanquera.

En definitiva, lo que deben saber los electores es que las fuerzas democráticas hicieron un inmenso esfuerzo para presentar candidatos unitarios, además renunciaron a sus banderas partidistas y entendiendo la dimensión del compromiso con los venezolanos, asumieron la Tarjeta Única.  De manera que los candidatos del cambio van con la tarjeta de la Unidad, todos los demás son los candidatos del gobierno de Maduro o le hacen el juego.  Sin excepción, sin importar el discurso "opositor" de los saltimbanquis, están al servicio del oficialismo. Tener claro eso es fundamental para promover el cambio que anhela el país y conducirlo por la senda de la libertad, la justicia y el progreso. 

Twitter: @richcasanova