El Bachaqueo o Pueblo saqueando a Pueblo; Por: Froilan Barrios / @froilanbarrios

La tragedia que sacude a cada familia en nuestro país la representa, la indefensión ante el abuso de las “nuevas leyes del mercado”, que transcurre entre un Gobierno Nacional quien a cada segundo publicita  precios justos como conquista revolucionaria, la guerra económica antipatriótica y una economía informal que aprovecha el desabastecimiento y la escasez para imponer los precios de la canasta alimentaria. 

Mientras las más importantes economías del continente evalúan el desarrollo de los dos acuerdos más influyentes, tras 20 años de aplicación y su influencia en las condiciones de vida, como son el Tratado de Libre Comercio de EEUU, México y Canadá y el MERCOSUR donde Venezuela acaba de incorporarse por la puerta trasera, nosotros sufrimos una suerte de canibalismo en la vida diaria para poder accesar a todo producto elemental de la dieta alimentaria. 

Incluso cuando observamos entre otros, acuerdos bilaterales entre Perú y Bolivia para el impulso del intercambio económico o la participación y afianzamiento de Chile con la Unión Europea y el Comercio con el mercado del Pacifico, resalta la gigantesca irresponsabilidad de nuestros gobernantes al haber abandonado con argumentos ideológicos la Comunidad Andina de Naciones y el G-3, donde nuestro país ejercía un liderazgo  que aportaba beneficios a nuestra economía, empleos y diversidad de productos en los anaqueles del mercado. 

¿Cual Apocalipsis estamos viviendo ahora? ¿Será esta hecatombe el fin de la historia?.  Cuando presenciamos cada noche en las cercanías de los supermercados de pueblos y ciudades de Venezuela, pobladas acampando en chinchorros y colchonetas para alcanzar el mejor puesto de la fila en la madrugada, donde mujeres, ancianos e infantes se abaten en los portones con la GN para no ser atropellados, todo por un objetivo comprar a precios subsidiados y rematarlos luego a precios siderales en los barrios, campos, en los mercados ante la mirada cómplice gubernamental. 

Ese comercio informal expresado en el bachaqueo es una ganga que incorpora a una red impresionante, desde el transporte que traslada los nómadas visitantes de cada establecimiento, la comida rápida que alimenta la cola que sufre jornadas extenuantes de 8 y 10 horas, con un pago final por jornada que quintuplica al salario mínimo diario actual de 248 Bs. 

Entre tanto el trabajador formal sufre un efecto de pinzas, atrapado por un Gobierno incapaz de frenar la inflación, y la escasez y el desabastecimiento que deteriora hasta niveles de precariedad a la familia, obligado a pagarle al bachaquero por un pote de leche hasta 2.000 Bs., casi 8 veces el valor real del producto. 

El bachaqueo ha impactado tanto el mercado formal que trabajadores públicos y privados, complementan sus ingresos utilizando su capital las prestaciones sociales para adquirir productos de la dieta diaria y ofertarlos a sus propios compañeros de trabajo, impedidos de hacer las denigrantes colas. Como vemos el fraude populista del Socialismo del siglo XXI ignoró hasta la Seguridad Alimentaria de la CRBV.