Venezuela con el agua al cuello. por: Oswaldo Alvarez Paz / @osalpaz

Insistir sobre los males que aquejan al ciudadano común es llover sobre mojado. Ningún opinador los conoce mejor que quienes los sufren, aunque quizás este en mejores condiciones para narrarlos. Pero el hecho cierto es que estos dieciséis años de revolución socialista han sido una terrible tragedia que nos ha convertido en un “pobre país pobre”, en medio de riquezas naturales que pudieran ser la envidia de buena parte del mundo, además de una ubicación geográfica privilegiada. Se impone una serena y profunda reflexión para ir a la raíz de los problemas y poder echar las bases de la construcción de un futuro que ya empezó sin rumbo claro, es decir, incierto.

Entre otras cosas es tiempo de revisar lo que va quedando de la vida institucional del país. Nada funciona. Retrocedemos en todos los aspectos. La democracia es apenas un cascarón vacío. Igual casi todos los partidos tradicionales y también los nuevos, las organizaciones públicas y privadas y las fuerzas armadas están al margen de sus deberes y obligaciones constitucionales. No es un extremismo retórico decir que llegó la dictadura. La represión, la violencia física e institucional, el palabrerío de las cabezas del régimen encabezado por la nefasta dupla Maduro-Cabello, pulverizancualquier duda sobre lo que el mundo entero se está planteando. Venezuela está gobernada por un régimen tiránico, actúa al margen y en contra del Derecho interno y de las normas internacionales que regulan la existencia del mundo libre.

El reto para la dirigencia de la creciente oposición nacional es tremendo. ¿Qué hacer? Si se sigue haciendo lo mismo que hasta ahora, los resultados seguirán siendo los mismos. Es bueno decir que en un alto porcentaje la caída aparatosa del régimen se debe mucho más a los disparates de los gobernantes, a la corrupción y a la ineficacia, que a políticas claras y acciones definidas por el liderazgo opositor. No sé qué pasa, pero desconcierta éste universo declarativo. Pareciera más en búsqueda de una cierta convivencia con lo existente, que del cambio indispensable para el relanzamiento de una democracia real. Para la oposición es fundamental definir el objetivo. Si el qué está claro, no será difícil implementar el cómo. De lo contrario, cualquier error puede ser fatal.