Elecciones parlamentarias, vitales para Venezuela. Por: Guillermo Zurga / @Apresivo

El secuestro brutal del alcalde metropolitano de la gran Caracas, Antonio Ledezma ha encendido las alarmas, sobre las razones verdaderas del gobierno para arriesgarse a una acción improvisada, anti democrática e  impopular considerada por las mayorías como injustificable. Una conocida analista entrevistada por un periodista de CNNE, dedujo que para atreverse a aplicar una acción como esta, donde el gobierno tiene mucho que perder, es lógico pensar que éste aspira a cambio, mucho que ganar.

Cuando analizamos tal probabilidad y nos preguntamos sobre los eventos políticos más importantes del año en los cuales el gobierno estaría altamente interesado, la mayoríacoincidimos en que  las elecciones parlamentarias ocupan ese lugar. Con la aceptación del gobierno rondando el 20% y la popularidad del presidente en 8%, es fácil imaginarse la tendencia de los posibles resultados de tales elecciones, de realizarse éstas en completa normalidad. Me pregunto: ¿Desea el gobierno completa normalidad en éstas?

Los economistas y analistas más reconocidos a nivel nacional e internacional, coinciden en que de no hacerse lo correcto y no tomarse a tiempo las medidas económicas lógicas, el país iría a una situación catastrófica. Se habla de una hambruna, acompañada de un deterioro extremo de la calidad de vida del venezolano, que podría desencadenar en una situación de anarquía incontrolable, por las inevitables protestas que surgirían del pueblo. Con un escenario tan claro y al mismo tiempo complejo, el chavismo no desearía perder las elecciones parlamentarias, puesto que ello significaría el principio del fin de su gobierno. 

Por razones estrictamente ideológicas, el gobierno no desea rectificar y se resiste a aplicar los correctivos a su política  económica socialista (estatista), que la gran colectividad de profesionales (incluyendo algunos chavistas) de la economía le sugiere. Tampoco podrá lograr reactivar la economía con el modelo económico que aplica, al menos que suceda el milagro de la subida brusca e inesperada de los precios del petróleo a niveles cercanos a los 100 US$ el barril, (entre otros milagros). Ante tal conflicto; la economía del país empeoraría a niveles dramáticos, razón por la que debemos suponer que se esconde un plan perverso.

La agresión brutal a Antonio Ledesma pudiera ocultar el inicio de ese plan político perverso para enlodar las actividades electorales parlamentarias, e intentar deslegitimar a los aspirantes a tales cargos por el sector opositor. Si ese es el plan del gobierno, resulta obvio que cometen un enorme error, por qué al no poder demostrar la existencia de ese intento de golpe de estado, quedarían al descubierto ante el mundo.

Si el plan es realizar un autogolpe de estado, peor aún para la revolución chavista, puesto que la comunidad internacional, muy en especial, la comunidad de gobiernos latinoamericanos, tendría la justificación perfecta para denunciarlos y rechazarlos, lo cual hasta ahora no han querido hacer por solidaridad y gratitud, dados los enormes aportes financieros del gobierno de Venezuela hacia éstos. Ni hablar de las acciones de un pueblo que ya está indignado por la situación actual, cuando sepa que ha perdido la totalidad de la democracia, sus libertades y todos sus derechos.

Ante la situación planteada, el sector político opositor al gobierno, tendrá que manejarse con mucha prudencia y sabiduría, puesto que un gobierno desesperado, inseguro, temerario e irresponsable como el que administra hoy día a Venezuela, es capaz de iniciar cualquier tipo de aventura que les permita continuar en el poder. 

La inmensa multitud de opositores, deberíamos brindarle apoyo incondicional a la MUD, y garantizarle un voto de confianza, para que actúe dignamente, con firmeza y valentía, ajustada a derecho y dentro de la constituciónvigente. El propósito primario como lo es ser gobierno por la vía democrática y electoral, para recuperar la justicia, los derechos y libertades; justifica tal lucha unidos y demandaentrega y sacrificios.