Laureano Márquez: Administrar la esperanza/@laureanomar

Laureano-Márquez.jpg

La próxima mayoría de la Asamblea Nacional que ya nadie duda se va a constituir a partir del próximo domingo, tiene una de las tareas más difíciles que congreso alguno ha tenido en nuestra historia: administrar la esperanza del alma nacional de que es posible constituir un país en el cual el que pierde no lo ha perdido todo y el que gana no es el amo y señor de nuestro destino. Venezuela reclama dialogo, proyectos, paz. El país necesita resolver problemas. Venezuela tiene que ser un país vivible donde podamos volver a tener la sensación de que nuestros hijos pueden alcanzar mejor vida de la que tuvimos nosotros, no solo en bienestar económico, sino también político y espiritual.

Es importante que en las primeras de cambio la Asamblea dé la señal de que aquí no se ha venido a destruir a nadie, porque el miedo es la única cosa democrática que nos va quedando: no solo tiene miedo quien es víctima de los abusos del poder, sino también quien lo produce. Y si a este último se le instala en la cabeza la idea de que lo que vienen a hacerle a él es lo mismo que él ha hecho en los últimos años, se va a poner belicoso, porque él en la intimidad de su consciencia sabe muy bien las ruindades que ha hecho,amparado en un discurso que pregona exactamente lo opuesto de sus accionesy no las quiere para sí.

Creo que se requieren tiempos de “calma y cordura”, como diría Don Eleazar, de dialogo y reconstrucción pactada. Aliviar las cargas del que se hunde, porque como nos enseñó el Titanic, los hundimientos no son buenos, aunque vayas en primera clase. Es tiempo de malabaristas y equilibristas, de los artistas de la política, de los héroes de la retirada. Lo que viene es una época nueva que requiere de una actitud nueva. Desde la misma noche del 6, señores políticos. Muy atentos a como asumen todo, a como lo administran, a que sentimientos se exaltan y cuales se aplacan. No es venganza lo que busca la sociedad venezolana, es una alianza para el progreso, con perdón de la mala palabra. Después de todo, ser líder es solo trazar caminos razonables de esperanza común.

El año que viene, según todos los que saben, será el año de la debacle económica, eso es lo primerito que hay que atender. Para ello también los amos del poder tendrán que oír, negociar y transigir. Es un “dando y dando”, es un “ven acá que te explico”, un “cómo te digo lo uno te digo lo otro”, un “sin que me quede nada por dentro” con el que tanto sabemos lidiar los venezolanos. Si desde las cúpulasno entienden y procesan lo que les va a suceder, si no abren el camino de una transformación y transición, si no entienden que ante una derrota no se puede “gobernar con el pueblo” porque precisamente el pueblo fue el que habló, entonces apaga la luz y vámonos, como diría Fausto Masó

Debo reconocer que en estas reflexiones están marcadas por mi cercanía aLuis Vicente León, a quien respeto y admiro –¡sí, yo también me vendí!-. En “yo tuve TV”, él finalizaba diciendo que lo contrario al miedo no es la valentíairresponsable del temerario, sino la esperanza del sensato que proviene de quien hace lo correcto. Los venezolanos de hoy no podemos pensar en otra cosa que en el futuro, en lo que nos viene y eso nos angustia.En estos días de adviento una profecía de Isaías nos llegaba como pedrada en ojo de boticario: “Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor del Señor”

Ojalá ese día comience el 6 de diciembre y desde la noche de esedía espíritu del que habla el profeta se apodere de todos nosotros, para bien de Venezuela. Todos tenemos mucho miedo, todos necesitamos esperanza.

Vía Tal Cual