El gobierno juega ruleta rusa; por Carlos Raúl Hernandez/@carlosraulher

El gobierno habla de un golpe electoral, que se suma a la guerra económica, para denominar su paliza en las urnas. La Unidad guarda en su poder las actas de elección, irá a cualquier reconteo y no tiene ningún problema en demostrar ante el mundo sus actas, una por una.

Para impugnar diputados electos se debe demostrar inconsistencia de votos con reconteo en el CNE. Si no, es un golpe de Estado. Si Maduro Cabello ignora la voluntad de 7mill. 700mil ciudadanos que dijeron !NO!, liquida la apariencia de legitimidad, que lo mantuvo hasta ahora.

Nadie debe pensar que pueden dar un golpe de Estado ante el mundo y no va a pasar nada. El llamado “parlamento comunal”, figura inconstitucional, activistas del PSUV nombrados como les dé la gana, es sin más una acción de fuerza y precipitará la debacle, como a Fujimori cuando desconoció el triunfo de Toledo.

El país colapsa en los primeros meses del 2016 y Maduro piensa se va a sostener dando un golpe de Estado contra la inmensa mayoría que lo observa. En vez de artilugios suicidas recomendados por Fidel Castro, alguien con la cabeza en su sitio debería pensar en salvar al PSUV y llamar al país a un entendimiento para enfrentar la monstruosa crisis. Si no lo hace, su partido será recordado con encono por haber hundido un país en el caos y la miseriaen medio de la riqueza petrolera.

Quienes están quebrados políticamente son Maduro y Cabello, y que no crean que se saldrán con la suya contra el soberano, la FF.AA, la comunidad internacional y los principales líderes del PSUV. La situación militar es grave. Están sacando de los mandos a oficiales institucionales para enviarlos a lugares recónditos en la frontera. Esta jugada de Cabello y Maduro puede resultar catastrófica para el PSUV. Ya doce dirigentes de ese partido llamaron a la racionalidad.

Vía Barómetro Político