Cambiar la historia; por: Pedro Pablo Fernández / @PedroPabloFR

image.jpg

 ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿Fue el discurso de Hugo Chávez el que generó el resentimiento social de los últimos años o el resentimiento que ya existía el que sirvió de campo fértil para que germinara el chavismo?

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿Fue el discurso de Hugo Chávez el que generó el resentimiento social de los últimos años o el resentimiento que ya existía el que sirvió de campo fértil para que germinara el chavismo?

En la sociedad venezolana de la Colonia la gente era valorada por su origen y condición social. Los blancos criollos, mejor conocidos como mantuanos, gozaban de todos los privilegios mientras el resto era discriminado.

El grito de independencia lo dieron los mantuanos que querían autonomía para desarrollar el comercio con el resto del mundo. Simón Rodríguez, maestro del Libertador, dijo: “Bolívar no vio en la dependencia de España oprobio ni vergüenza, como veía el vulgo, sino un obstáculo al progreso de su país”.

Al principio Bolívar no tuvo que luchar contra los españoles. Monteverde y Boves, causantes de la derrota de Miranda y de Bolívar en la Primera y Segunda República, formaron sus ejércitos con los pobres, excluidos, pardos, negros y mestizos discriminados por mantuanos.

Herrera Luque, en su historia novelada Boves, el urogallo, atribuye a Bolívar la frase: “nunca superaremos nuestros prejuicios de casta. Ese es el mayor problema que tiene nuestra gente para conducir a los venezolanos, pardos en su mayoría. En cambio Boves...”.

Pero fue en la Guerra Federal donde se expresó con mayor virulencia el resentimiento social. En esa guerra se volvieron a alzar los excluidos contra la “oligarquía”. Esta vez con el slogan: “Que mueran los blancos y los que saben leer y escribir”. Con ese mismo resentimiento la montonera llegó con Gómez desde el Táchira.

El resentimiento que nos ha acompañado siempre se vio solapado durante los 40 años de democracia gracias a la distribución del ingreso petrolero de esos años que permitió mejoras en los sectores de bajos recursos y un período de movilidad social importante gracias a la educación.

Pero al no desarrollarse un modelo productivo, al caer los precios del petróleo, los excluidos de siempre volvieron a serlo y el empobrecimiento de la población trajo a un nuevo vengador.

Esta seguirá siendo la historia de Venezuela. Cada tanto volverán a surgir vengadores a cobrar “justicia” por los oprimidos de siempre, mientras no resolvamos el problema de la pobreza y construyamos una sociedad justa, con igualdad de oportunidades.

@PedroPabloFR