Por una política nueva y superior; por: Eduardo Fernández / @efernandezve

Desde hace 15 años Venezuela está sometida a una política de división, de confrontación y de polarización.

El propósito estratégico ha sido muy claramente definido. Dividir para reinar. Dividir a los venezolanos entre pobres y ricos. Dividirnos entre cuarta y quinta. Dividirnos entre viejos y jóvenes. Dividirnos entre revolucionarios y contrarrevolucionarios y finalmente, dividirnos entre patriotas y agentes del imperio.

Esa política le ha hecho un daño muy serio al país. Lo grave es que muchos que están en desacuerdo con esa política y con el régimen que la representa han terminado haciéndole el juego.

A la violencia verbal han respondido con más violencia verbal. A la polarización y a la confrontación han respondido con más confrontación y con más polarización. A los insultos, los agravios y las descalificaciones responden en los mismos términos o peores.

Lo que el país necesita es una política diferente y sobre todo, superior.

Me explico: los venezolanos estamos atravesando una crisis múltiple muy grave. Es una crisis política que se evidencia en la debilidad de las instituciones y en la ausencia de propósitos nacionales compartidos.

Es una crisis económica caracterizada por la inflación y por la recesión. También por el desabastecimiento y el alto costo de la vida.

Es una crisis social que se refleja en el empobrecimiento creciente de la población.

Es una crisis cultural que se expresa en la catástrofe de la educación venezolana.

Y es una crisis moral que se manifiesta en una corrupción sin precedentes y en el desprecio a los derechos humanos comenzando por el derecho a la vida.

Frente a una crisis tan grave lo que se impone es una convocatoria a la unidad nacional para enfrentarla y superarla.

Eso fue exactamente lo que hicimos hace unos días tres fundaciones muy prestigiosas en el país.

La Fundación Alberto Adriani que preside el doctor Román José Duque Corredor, la Fundación Casa de Arturo Uslar que preside Antonio Ecarri y la Fundación Arístides Calvani (Ifedec), que tengo la responsabilidad de presidir.

Estas tres instituciones presentamos un documento llamado “Frente al 2016”. En ese texto proponemos una agenda para trabajarla con todos los sectores del país. Incluye cinco puntos: fortalecer la democracia y el Estado de derecho, reactivar la economía, superar el drama de la pobreza, enfrentar el problema de la inseguridad y derrotar el cáncer de la corrupción, colocando principios éticos y valores morales en la vida nacional.

Seguiremos conversando.

@efernandezve