Es impostergable tener un nuevo modelo de país; por: Guillermo Zurga / @apresivo

image.jpg

Pretender competir en popularidad, demagogia o populismo con el régimen gobernante actual, a sabiendas de que este sistema de gobierno estatista y rentista por excelencia fracasaría, ha fracasado y seguirá fracasando en los países donde se intente establecerse.  En un excelentetrabajo presentado por el Grupo Orinoco, denominado “De la Venezuela Rentista a la Sustentable” se comprueba con cifras, hechos y realidades, el agotamiento del actualmodelo económico a punto de colapsar  dramáticamente,de no hacerse algo urgente al respecto en el próximo gobierno democrático que tendrá Venezuela.

Venezuela no soporta más populismo. Está asfixiada,  inerme, paralizada, incoherente, e incapaz de evolucionar económicamente, para satisfacer las necesidades de una población que clama por soluciones urgentes a sus gigantescos problemas de abastecimiento, calidad de vida, producción de bienes y servicios, desarrollo industrial, desarrollo agro pecuario, desarrollo industrial, desarrollo de infraestructura vial, atención en salubridad, mejoras y crecimiento en infraestructura educacional, recuperación urgente  de PDVSA (única empresa que mantiene al país) y pago de la inmensa deuda contraída con inmensa cantidad de acreedores nacionales e internacionales. Solo es cuestión de tiempo para que la inmensa burbuja económica bajo la cual vivimos, nos explote en la cara y convierta a Venezuela en un país bananero. De seguir como vamos en materia económica y social,retrocederíamos al siglo XIX o XX. Ya existen indicios evidentes de eso. Al parecer, eso es lo que pretende lograr el régimen de gobierno actual. 

Ante la dramática situación que vivimos, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) debería de una vez por todas, hablarle claro al país. Eso sí, sin prepotencia, sin burlas, sin chistes malos, si ironías, sin mentiras piadosas y sin ambigüedades. También debe deslindarse del gobierno respecto al dañino populismo, demagogia y rentismo que ha agobiado al país por siglos. Debe dar muestras evidentes y concretas de proponerle al país soluciones modernas, efectivas, coherentes, republicanas, viables, para el desarrollo integral y diversificación industrial de Venezuela, que permita instalarla en el siglo XXI.

Si alguien en el sector opositor político de la MUD, tiene dudas respecto a imponer  el modelo económico de libre mercado o capitalista como el sistema económico preponderante a adoptar, que reflexione con calma y seriedad  y entienda de una vez por todas, que no hay otra forma o manera de de salir de esta crisis diferente a la propuesta por el Grupo Orinoco de sacar a Venezuela del rentismo y convertirla en una nación sustentable, económicamente diversificada.

Es importante destacar, que “El Estado” no debe ni puede seguir haciendo de “papa Noel” de los venezolanos, asumiendo roles que por sensatez y lógica requieren de la participación masiva del sector privado. Es hora de que la sociedad civil venezolana participe y contribuya unida y coherente al desarrollo del país. Es hora que el gobierno trabaje y actué para todos los ciudadanos del país, sin discriminar a otros venezolanos  por sus ideologías políticas. Es hora de que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), y la sociedad civil en pleno, se jueguen el todo por el todo y actúen más diáfanamente y propongan un proyecto republicano de país, totalmente diferente al que intenta imponer el régimen actual, de corte socialista. Es hora de que la MUD oiga y atienda a los expertos de la sociedad civil.

La MUD necesita del apoyo de la mayoría de los venezolanos. La mayoría de los venezolanos necesitamos el apoyo y competencia  de la MUD. No existen terceras ni cuartas vías para salir del trágico atolladero en que nos encontramos. Es hora que la MUD demuestre con hechos y acciones, que está allí, para contribuir a rescatar a Venezuela, no para hundirla más de lo que se encuentra, ni para repetir los errores del pasado