Maduro debe irse, por: Pedro Segundo Blanco (@pedrosegundoABP)

Este fin de semana, como prácticamente todos, me correspondió acompañar a los sucrenses, en la jornada convocada por la Mesa de la Unidad Democrática, con motivo de la conmemoración de la histórica fecha del 23 de enero, denominada marcha de las OLLAS VACÍAS, y Cumaná sirvió de escenario para que confluyéramos una buena cantidad de ciudadanos a protestar por la dramática situación que estamos viviendo, como consecuencia de las erradas  políticas del gobierno en materia económica, que han devenido diariamente en gigantescas colas a lo largo y ancho del territorio nacional, manteniendo en estado de zozobra a toda la población venezolana. El obsecuente Aristóbulo Istúriz, para congraciarse con Maduro, afirmó con desparpajo que si la gente hacía cola, es porque tenía plata para comprar y no por la necesidad de obtener algunos alimentos y productos para el desenvolvimiento familiar, y esa perversa aseveración, fue acompañada por varios voceros gubernamentales, que aferrados al poder son capaces hasta de negarse a sí mismos a sabiendas que el rumbo que lleva el país es sencillamente caótico, y la no rectificación a fondo del modelo económico fracasado con el agravante del descalabro del precio del petróleo, única fuente de ingreso de divisas de la Nación, llevará al barco a mares borrascosos y a una tormenta de impredecibles e indeseables consecuencias para todos los venezolanos, como bien lo señalara la semana pasada el padre Ugalde, quien aseveró tajantemente que si Maduro no rectifica en profundidad, será inexorablemente sustituido del cargo de presidente de la República.

Esta opinión del prelado coincide con las recientes afirmaciones del ideólogo del chavismo, si es que puede llamarse así, Heinz Dieterich, quien sin pelos en la lengua sentenció por segunda vez, que la obra que ayudó a construir, el socialismo del siglo 21 había fracasado y que era imperativo corregir el rumbo y aplicar cambios profundos en el modelo para evitar el total descalabro, eso no ha ocurrido ni ocurrirá en el gobierno de Maduro y de allí que no es arriesgado reafirmar lo que nacionalmente y con claridad meridiana expresó el Alcalde Metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, que a Maduro no lo está tumbando nadie, sino que él, se está cayendo sólo.

Este es el dramático cuadro que vive Venezuela y frente a él, tenemos que seguir actuando todos los dirigentes de la democracia para motivar la participación ciudadana en todas estas protestas que haya que hacer en todo el país, porque nuestro pueblo no puede permitir que  conviertan al país todo en una gran cola de todos y para todo; la patria hay que salvarla de esta desgracia y la única forma de lograrlo es con la participación de la inmensa mayoría de nuestros compatriotas, que de acuerdo a todos los sondeos de opinión expresan en más de un 70% el descontento contra el régimen y el deseo de un cambio urgente en la conducción de los destinos de la nación. La Constitución consagra los pasos y las formas para salir de un gobierno desastroso como el que nos gobierna ahora, activémonos ya en todos y cada uno de nuestros pueblos y sectores y hagamos valer el peso decisorio de esa mayoría, para alcanzar el anhelado cambio que queremos, exijamos la RENUNCIA de Maduro y obliguémoslo a irse, antes que el daño que causen sea sencillamente irreparable.

Lic. Pedro Segundo Blanco, exparlamentario del estado Sucre

Petersecond1@hotmail.com

Twitter @pedrosegundoABP

Loading...