OMNIBUS 11/2014 Por: Luis Eduardo Martínez Hidalgo

Como todos los meses, desde hace varios años, recibo reporte “Ómnibus” de Datanalisis. Las entrevistas, de este, fueron realizadas entre el 4 y el 20 de Noviembre de 2014, con un 95 % de nivel de confianza y bajo la modalidad de muestreo aleatorio estratificado.

Los números reflejan exactamente lo que se siente en la calle y, salvo unos pocos fanáticos del oficialismo, difícilmente alguien dudará de lo que muestran:

El 87,5 % de los entrevistados califica como negativa la situación del país, porcentaje que es todavía mayor que los que respondieron tal el mes pasado. De los que se identifican como oficialistas, el 64,6 % coincide con esta apreciación.

La evaluación de la gestión presidencial continúa retrocediendo y, en esta ocasión, el 72,2 % de los entrevistados señalan que es negativa.

El desabastecimiento supera, por vez primera, a la inseguridad como el problema que más afecta a los venezolanos, con un 81,1 % de menciones de las cuales el 52,8 % se identifican como oficialistas; es obvio que no es suficiente portar una franela roja para obtener los bienes requeridos para el consumo familiar.

La escasez agobia tanto que un 58,2 % de los entrevistados afirma que prefiere pagar más por los artículos que necesita pero que se encuentren disponibles.

Con la caída de los precios del petróleo, que se traducirá inevitablemente en una baja considerable de los ingresos nacionales, el gobierno procura por la vía de la tributación interna palear sus carencias –y nuevas leyes aprobadas en el marco de la habilitante seguramente lo harán posible- pero donde la cuestión se le pone difícil es con el aumento de la gasolina porque el 70,2 % de los entrevistados rechaza rotundamente esta pretensión.

La gravedad de la crisis que atraviesa Venezuela motiva a buena parte de los connacionales a apuntarse en las distintas salidas que se asoman; de estas, “ganar las elecciones parlamentarias” obtiene el 31,6 % de las preferencias; “convocar una Asamblea Constituyente el 20,1 %; “dejar que el gobierno se hunda sólo” el 14,2 %;  “impulsar el Congreso Ciudadano” el 8,7 %.

Henrique Capriles con 33,7 %  es, a la fecha, el líder mejor valorado pero Nicolás Maduro le sigue muy cerca con 32,7 %; Leopoldo López y Diosdado Cabello van después. De los restantes líderes políticos que copan el escenario mediático, a pesar de lo que pudiéramos creer, sólo Henry Falcón y María Corina Machado obtienen un digito.

El 64,5 % de los entrevistados responde que el gobierno de Hugo Chávez fue mejor, con lo que coinciden el 49,7 % de los oficialistas.

Si las elecciones parlamentarias fuesen hoy –atención no son hoy- el 38,9 % de los entrevistados responde que votaría por los candidatos de la oposición; el 21,0 % por los del oficialismo; el 12,9 % por independientes; el 9,7 % no votaría mientras que el 17,5 % se muestra indeciso. En un simple ejercicio, si se recalcula la respuesta a esta pregunta sobre la base de los que manifiestan votarán, se tiene que los candidatos de la oposición pueden obtener 53,4 % contra 28,8 % del oficialismo, lo que se traduciría en una arrolladora victoria.

Cuando era un joven Concejal de Maturín, disfrutaba mucho de conversar con el Dr. Pedro Cardier Gago, Presidente de COPEI en Monagas. Nunca olvidaré lo que me dijo casi al oído, en una ocasión cuando compartíamos un estudio que había realizado IVAD para la  Entidad y en el cual COPEI superaba a la hasta entonces invencible AD:

Palabras más, palabras menos, me confió: “para derrotar a AD en Monagas no basta con estar adelante en las encuestas porque ustedes tienen una poderosa maquinaria partidista, muchos recursos a su disposición, el control del sector público y maña para ganar elecciones. Hay que organizar y trabajar, es necesario recoger al anti-adequismo, tenemos que entusiasmar y generar esperanzas”. 

Parafraseando al recordado Senador copeyano: para derrotar al PSUV, no basta con estar adelante en las encuestas porque ellos  tienen una poderosa maquinaria partidista, muchos recursos a su disposición, el control del sector público y maña para ganar elecciones. Hay que organizar y trabajar, es necesario recoger a todo inconforme, tenemos que entusiasmar y generar esperanzas. Adicionalmente, e insisto hasta el cansancio, marchar en unidad, en una unidad blindada, perfecta.

http://luisemartinezh.wordpress.com

Loading...