Trabajadores de Corpoelec acuerdan retomar protestas de calle

Juan García dirigente laboral, anunció tras asamblea realizada este miércoles que el próximo lunes harán una toma simbólica de la avenida Municipal en rechazo a las desmejoras que han sufrido

Niurka Franco

IMG_8733.JPG

Por la nulidad del contrato colectivo firmado recientemente con los trabajadores del sector eléctrico, se pronunciaron este miércoles empleados de Corpoelec tras una asamblea en la que participaron representantes de los estados Anzoátegui, Monagas y Sucre.

Al ofrecer detalles sobre el encuentro, Juan García,  secretario ejecutivo de la Federación Eléctrica de Venezuela (Fetraelec), refirió que iniciarán acciones de calle el próximo lunescon la toma simbólica de la avenida Municipal de Puerto la Cruz y continuarán el martes con la avenida Cajigal de Barcelona para que la comunidad se entere de la situación por la que están atravesando, y que no es otra según explica, que la pauperización del salario.

Señala que luego del ajuste al salario mínimo decretado recientemente por el Ejecutivo Nacional, los trabajadores de Corpoelec quedaron por debajo de ese monto en franca contradicción con lo que establecía el contrato colectivo anterior conforme al tabulador, según el cual un empleado del nivel 1 siempre tendría 1,5 salarios por encima del mínimo.

En la actualidad, dijo García, un empleado del nivel 3 devenga 27 mil bolívares y la empresa se niega a hacer el ajuste conforme al salario mínimo vigente, lo que estima, constituye una flagrante violación a la Ley del Trabajo, pues los convenios laborales deben ser progresivos y nunca desmejorar al trabajador.

Anunció que tan pronto hayan sido finiquitados los últimos toques que se vienen dando al libelo, introducirán ante el tribunal competente la demanda de nulidad del contrato colectivo firmado el año pasado.

Entre los problemas que confrontan los trabajadores a parte del deteriorado ingreso salarial, el dirigente sindical mencionó las desmejoras en cuanto al  pago de algunas primas, entre ellas la concerniente al nacimiento de hijos, por lo cual antes el trabajador recibía cinco salarios mínimos y ahora 120 mil bolívares.

Fuga de cerebros

Por otra parte, García refirió que alrededor de 3 mil empleados de la empresa estatal de electricidad han migrado a países vecinos desde estados fronterizos en busca de mejor calidad de vida. Destaca que esa fuga de cerebros tiene un alto costo para el Estado venezolano, por cuanto ese personal se formó en la empresa eléctrica estatal.

“Eso representa pérdida para la nación, pero hay que reconocer que ningún trabajador puede ser obligado a permanecer en una empresa sin otorgarle los beneficios que le corresponden”.

Entre los estados en los que se ha venido presentando esta migración, destacan Zulia y Táchira, pero no descarta que esta misma situación se esté presentando en otras entidades del país.