Más de 2 mil 800 productores quedaron sin crédito en Anzoátegui

Mauro Barrios, presidente de la Asociación de Ganaderos de la zona sur del estado, cree que la situación de escasez de rubros alimenticios tiende a incrementarse por falta de producción

Niurka Franco

IMG_8720.JPG

Desde la perspectiva del dirigente gremial, la situación de hambre que existe en el país solo puede ser paliada con un aumento de la producción, tanto agrícola como pecuaria pero advierte que el grave problema actual, radica en las tímidas por no decir inexistentes  políticas dirigidas a  incentivar a los productores nacionales.

Barrios señala que solo el año pasado quedaron al margen de asistencia crediticia alrededor de 2 mil 8oo productores, los cuales no cuentan con semillas, fertilizantes, repuestos ni maquinaria,  para poder llevar adelante su actividad.

Cree que el panorama para el futuro inmediato luce poco alentador, máxime si se toma en cuenta la información emanada de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), advirtiendo que en el país solo queda arroz, café, azúcar y maíz para los próximos cuatro meses.

Al respecto, Mauro Barrios indica que esto se veía venir por diversas razones, pero sobre todo por la falta de incentivos  al sector productivo nacional. “En el país no hay semillas, ni abono, ni fertilizantes. Es una tarea titánica la de llevar adelante la actividad agrícola, porque tampoco existe la posibilidad cierta de una asistencia crediticia”.

El presidente de la Asociación de Ganaderos de la zona sur, yendo en retrospectiva en lo que respecta al área de ganadería, citó que Anzoátegui se autoabastecía en el año 1998, cuando existía la posibilidad de atender en un 99% la demanda nacional, solo un 1% de carne venía de otros países, entre ellos Argentina, para satisfacer  algunos gustos más exigentes.

A juicio del dirigente gremial y  experto en el área de agronomía, hoy más que nunca en el país existe hambruna y ello se evidencia en las calles donde cada vez hay más familias rebuscando entre desechos para poder sobrevivir.

Plantaciones caducas

Al referirse al alto costo del café, pese a  que Venezuela es un país productor de este rubro, sostuvo que desde hace mucho no se renuevan las plantaciones, por lo que los arbustos están muy viejos, de ahí que la producción no sea la deseada, situación que amenaza la permanencia del producto y la posibilidad de adquirirlo a precio accesible. Hoy el kilo de café de Bergantín en la entidad se consigue en mercados populares como el de Tronconal, en Bs 12 mil el kilogramo.