Ante alza del Bitcoin, inversores van por otras criptomonedas

Chris Burniske, analista de Ark Investment Management LLC, observa señales de que algunos inversores están vendiendo sus bitcoins y poniendo fondos en las llamadas “monedas alternativas”

Con información de Bloomberg

IMG_8683.JPG

Seúl, Corea.-Con el bitcoin en una racha alcista, Mira Kwon decidió que se puede ganar más dinero en otro lado. Hace poco más de un mes, la licenciada en Economía por la Universidad de Maryland comenzó a poner más de US$2.000 en otra criptomoneda llamada dash.

“El bitcoin está caro”, dijo Kwon, madre, inversora, intérprete de coreano y veterana del Ejército estadounidense, en entrevista telefónica. “Creo que el dash tiene una tasa de crecimiento más alta”.

Hasta ahora, viene funcionando. El dash subió de US$15,20 cuando empezó Kwon a US$46, según los precios de CoinMarketCap. Con un valor de mercado de US$326 millones, el dash se transformó en la tercera criptomoneda más grande después del bitcoin y el ether. Otras monedas digitales también están avanzando, entre ellas el monero y el zcash, por nombrar a dos de las más de 700 que existen. Los inversores que sienten que perdieron el tren con el bitcoin están buscando un camino diferente a la criptorriqueza.

“Ellos creen que se perdieron la mayor parte de los movimientos, por eso empiezan a analizar otras monedas que podrían darles una oportunidad”, dijo Adam Wyatt, director de operaciones de BullBear Analytics, una empresa de investigación de criptomonedas.

Especulación

La negociación con criptomonedas es especulativa. Algunas características que podrían darle valor a cada versión son una oferta restringida, la disposición de los comerciantes a aceptarlas como relaciones de intercambio, funciones técnicas y en última instancia la fe que les tengan los inversores.

Chris Burniske, analista de Ark Investment Management LLC, observa señales de que algunos inversores están vendiendo sus bitcoins y poniendo fondos en las llamadas “monedas alternativas” (alt-coins), variedades que no subieron tanto. Su empresa opera un fondo que cotiza en bolsa con 5 por ciento de sus activos en el blockchain —la tecnología de base de datos sobre la que se apoya el bitcoin— y la computación de aplicaciones compartidas.

Otros tratan de cubrirse en tanto el bitcoin se acerca a posibles obstáculos: se espera que el primer fondo cotizado en bolsa en bitcoins sea rechazado o aprobado por los entes reguladores estadounidenses para el 11 de marzo, y el precio viene subiendo en anticipación al interés de nuevos inversores en la moneda digital. Cualquier decisión podría generar más volatilidad.

Otro problema del bitcoin es la velocidad de la red, que viene lenta. En momentos de mucha congestión, compensar transacciones en bitcoins tarda horas. Si bien es menos tiempo que una transferencia internacional tradicional mediante un banco, para algunos usuarios es demasiado lento. A los desarrolladores del bitcoin les cuesta ponerse de acuerdo sobre cómo darle más escala a la red, y el impasse está llevando a algunos inversores a analizar las monedas alternativas.

Desventajas

Los mercados de menor tamaño también presentan fuertes desventajas: las monedas tienden a ser menos líquidas y más volátiles. Por ejemplo, grandes tenencias de dash se concentran en unos cuantos miles de manos, dijo Burniske.

No es que esto disuada a inversores como Kwon, que tienen debilidad por las criptomonedas porque estas reducen la dependencia del dinero regulado por los bancos centrales.

“Necesitamos alguna moneda alternativa a las de curso legal, y el bitcoin es demasiado lento y caro”, dijo Kwon.

Loading...